CincoSentidos

Zapatos más que imposibles

La patronal riojana del sector del calzado ha organizado el Concurso Internacional, que ha premiado los denominados zapatos imposibles, un auténtico reto a la imaginación más atrevida.

El primer premio del certamen, que acaba de fallarse en Arnedo (La Rioja), segunda productora nacional de calzado, ha sido para el zapato El sillón de la abuela, obra de la arnedana Lidia Royo. Se trata de una bota inspirada en los tradicionales sillones artesanos de mimbre y ha reportado a la creadora 3.000 euros con el título de ganadora.

Pero si revolucionario es el modelo ganador, los zapatos que han obtenido los premios del público y del jurado no le van a la zaga. El primero de ellos ha sido para la obra del también arnedano Miguel Pérez Aladros Logremos evitarlo, una alegoría que consta de un zapato con patas de araña, que rodea a otro más pequeño con aspecto de mosca, realizada con alambre trenzado en hilo en las patas a modo de alas. Según su autor, 'refleja las consecuencias de la invasión del mercado por fabricantes que, obsesionados por la reducción de costes, se olvidan de la calidad del producto'.

Finalmente, el Premio del Público ha sido para el modelo Asceta de Sara del Campo y Melissa Elizábal, de Pradejón (La Rioja), una sandalia inspirada en los faquires recubierta de clavos por el exterior y el interior.

Basilio García, presidente de Aiccor, ha mostrado su satisfacción por el copo de los diseñadores locales 'que demuestra la categoría de la industria riojana, avalada en los mercados internacionales'. La patronal riojana ha creado también un zapato de oro macizo, valorado en 7.000 euros, para premiar al novilleros sevillano José Moral, por su espectacular faena torera en la plaza de Arnedo.