Mercados

El entorno de tipos de interés al alza presiona las Bolsas

Los números rojos se impusieron ayer en los principales mercados europeos, presionados por la expectativa de que los bancos centrales seguirán encareciendo el precio del dinero. El Ibex abrió la sesión por encima de los 15.000 puntos, pero al final terminó cediendo un 0,55% y concluyó en 14.907,4.

Dada la persistente fortaleza de la expansión del crédito y de la liquidez, los riesgos de una desestabilización al alza del nivel de precios son claros, tanto en el medio como en el largo plazo'. Con esta afirmación al término de la reunión del consejo del BCE, el presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, vino a ratificar ayer la previsión de los mercados de que la autoridad monetaria seguirá subiendo tipos. Los inversores optaron por realizar beneficios: el Ibex cayó un 0,55%; el Dax de Fráncfort, un 1,09%; el Euro Stoxx 50, un 0,72%; el Cac de París, un 0,63% y el S&P Mib de Milán, un 0,86%. En Reino Unido, el Banco de Inglaterra elevó la tasa oficial hasta el 5,75% e insistió en la vigencia de las presiones inflacionarias; el Footsie londinense cedió un 0,57%.

La cotización del petróleo reforzó ayer los temores de los bancos centrales a las presiones inflacionistas. El barril de Brent, el de referencia en Europa, superó ayer los 74 dólares por primera vez desde agosto pasado.

La apertura negativa de Wall Street, de vuelta al trabajo tras la festividad del Día de la Independencia, también contribuyó a enfriar los ánimos. Una vez cerrada Europa, Wall Street cambió de signo. El Dow Jones cedió un 0,08%, pero el S&P 500 avanzó un 0,03% y el Nasdaq logró una subida del 0,44%.

En España, los valores más afectados fueron Enagás (-2,65%), Iberdrola (-2,34%) y Mapfre (-1,89%). Entre los valores que registraron mayores avances destacaron las revalorizaciones de Sogecable (1,82%) y Sacyr (1,76%). Eso sí, el volumen del mercado fue modesto, el neto del mercado continuo (excluidos bloques y operaciones especiales) apenas superó los 3.676 millones, lo que indica que tampoco hubo un interés desaforado de los inversores por salir del mercado.

De hecho, los bancos de inversión conservan una visión optimista de la renta variable. 'Las Bolsas deberían seguir su tendencia positiva durante el segundo semestre del año, a pesar de la incertidumbre generada por la reciente subida de los tipos de interés', afirman desde Banque Syz. 'Nuestro punto de vista es que es improbable que el sector corporativo se vea materialmente afectado por las crecientes preocupaciones en los mercados de crédito', explican en Goldman Sachs. El banco americano da dos datos clave: una fortaleza generalizada de la demanda y el hecho de que 'el coste de capital aún es percibido como barato en relación con la tasa real de retorno', explica la entidad.

Desde Nordea Investment se aconseja primar por la renta variable europea frente a la estadounidense. Dentro de su estrategia, Nordea prefiere los valores estables, con alta visibilidad de negocio frente a los cíclicos. La compañía recomienda también evitar las empresas de pequeña capitalización y centrarse en valores con más peso.

La misma decisión en EE UU y la UE, dos coyunturas diferentes

El Banco Central Europeo (BCE) cumplió ayer con los pronósticos y mantuvo sin tocar los tipos de interés, que están en el 4%. De la explicación del presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, se desprende la intención de seguir elevando el precio del dinero. El BCE ha tomado la misma decisión que la Reserva Federal de EE UU hace una semana; la Fed también decidió mantener los tipos inalterados, en su caso en el 5,25%. Pero la coyuntura económica es muy diferente. Mientras el BCE confirma la creciente fortaleza de la actividad de la zona euro, la Fed constata la desaceleración del crecimiento. La eurozona se toma una pausa en la subida, EE UU hace lo propio en la bajada.