Gestión de riesgos

Invertir en Bolsa aunque la oficina esté en llamas

BME lanza un servicio de contingencia y continuidad.

Imagínese que le despiertan en plena noche para avisarle de que el edificio que alberga sus oficinas está en llamas. ¿Cuál es su plan de contingencia? De hecho, ¿tiene algún plan?' El director gerente de la consultora británica de gestión de riesgos Clifton Risk Management, Tim Armit, hizo ayer estas dos preguntas a los ejecutivos presentes en el salón de actos del Palacio de la Bolsa, ubicado en la Plaza de la Lealtad de Madrid. Los directivos se delataron respondiéndole con sonrisas nerviosas. Bueno, no hay que preocuparse; el holding de Bolsas y Mercados Españoles (BME) ofreció ayer la solución a los miembros del mercado: BME Alternativ, el servicio de contingencia y continuidad de negocio desarrollado por la Bolsa para la industria financiera.

El servicio ofrece una garantía de continuidad en casos de crisis para que las firmas financieras puedan seguir operando con normalidad, tanto desde un punto de vista tecnológico como físico. En colaboración con IBM y Telefónica, BME ha levantado centros de respaldo para trasladar a los empleados en Madrid, Barcelona y Bilbao. A estos edificios se suman instalaciones de emergencia de IBM y Telefónica.

Las instalaciones están equipadas con todas las aplicaciones desarrolladas por BME para difusión de información y operativa de mercado, como las herramientas del SIBE, MEFF, Senaf, Infobolsa, Iberclear y Visual Trader, así como software para acceso a los mercados internacionales.

'La normativa europea cada vez hace más hincapié en la exigencia de que las entidades financieras cuenten con un sistema de gestión global que permita la continuidad operativa ante la eventualidad de que se produzca algún siniestro que interrumpa la normal actividad de la empresa', afirmó el presidente de BME, Antonio Zoido, en el acto de presentación. 'BME considera que la correcta gestión de la continuidad del negocio es una pieza clave para el sector financiero español por la diminución de riesgos que supone', añadió Zoido.

Hasta la fecha, son 15 los miembros del mercado que se han adherido al servicio BME Alternativ. Desde la compañía se reconoce que el objetivo es que entren todos los miembros del mercado. Las tarifas varían mucho, pero un contrato estándar con cuatro terminales habilitados en el centro de contingencia cuesta 22.000 euros al año.

Puede parecer un gasto superfluo, pero no es así en un mercado financiero global, que está operativo prácticamente las 24 horas del día.

Pasos para prepararse para lo peor

1. Identificar las áreas clave del negocio que deben ser protegidas.

2. Analizar qué consecuencias y relevancia puede tener realmente un fallo operativo total de la empresa.

3. Detectar cuáles son los riesgos a los que la compañía puede verse expuesta.

4. Acordar cuáles son los planes y estrategias para casos de contingencia.

5. Activar estos planes y estrategias para poder dar una respuesta inmediata.

6. Mantener vivos los planes de contingencia. Es necesario probarlos continuamente.

7. Estudiar, en caso de crisis, qué es lo que ha fallado y cuál es el plan a seguir.

8. Comprobar que todo el personal se encuentra bien.

9. Sencillez. La clave del éxito de un plan de contingencia radica en que no sea complicado, sino sencillo.