Economía

El consumo de los hogares se modera en el segundo trimestre

La economía española mantiene en el segundo trimestre del año un 'buen tono', aunque hay síntomas de desaceleración en algunos componentes de la demanda interna como el consumo privado, según estima el Banco de España.

La institución que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez ratifica en su último informe de coyuntura, hecho público ayer, la 'buena situación' de la economía, que en el primer trimestre creció al 4,1%, el ritmo más alto desde 2001. 'La información disponible del segundo trimestre, aunque todavía parcial, apunta a que ha continuado la pujanza de la actividad, si bien algunas variables muestran signos incipientes de suave moderación. Tal es el caso de la información referida al consumo privado', añade.

La autoridad supervisora aporta como indicadores que van en esa dirección las matriculaciones de automóviles (prolongaron en mayo sus tasas negativas de meses anteriores) y las ventas al por menor de las grandes empresas (que dispone la Agencia Tributaria), en donde se refleja un menor vigor del consumo privado.

En anteriores trimestres, el gasto de los hogares ya había ido conteniéndose, conforme el Banco Central Europeo (BCE) subía los tipos de interés, ahora colocados en el 4%. La subida de tipos afecta directamente al pago de los créditos hipotecarios suscritos para financiar la compra de primera vivienda, asunto en el que están inmersos más de 5 millones de españoles.

La moderación de la demanda no sólo se está observando en el consumo privado. También en otros agregados como la inversión en construcción, algo que se está reflejando en las cifras de empleo. Muestra de ello es que el paro registrado en este sector se incrementó en mayo, tras dos años de descensos continuados. Sin embargo, el número de visados de obra nueva mantiene su repunte, aunque en parte influido por la aprobación del nuevo código técnico de edificación.

La evolución de la construcción es una variable clave para delimitar el grado de desaceleración futura de la economía española. La mayoría de servicios de estudios privados y el del propio Banco de España, estiman que el ajuste en el sector será 'suave'.

Por otro lado, el Banco de España se hace eco de la fortaleza en el segundo trimestre de otros agregados macroeconómicos como la inversión en bienes de equipo y el sector exterior, que servirían de contrapeso de la pérdida de fuelle del consumo privado. En el caso del primero (la inversión en equipo), la entidad destaca el aumento de la utilización de la capacidad productiva del sector industrial. El tirón de la industria se lleva produciendo, de hecho, varios semestres consecutivos. En cuanto al sector exterior, los datos que se tienen hasta el momento 'siguen en línea de una mejora de las exportaciones' que estarían creciendo en términos reales al 7%, por encima del 3% del primer trimestre. La cartera de pedidos exteriores siguió en mayo dando muestras de recuperación.

No obstante, el sector exterior sigue siendo una asignatura pendiente, con un agujero comercial que mantiene un crecimiento interanual del 15%. A ello se suma, según recalca la entidad, la disminución del saldo positivo de la balanza de servicios, debido a que la partida de turismo no sirve para compensar el déficit en el resto de servicios.

Por lo que se refiere a los salarios, el organismo recomienda que no se rompa la moderación de los últimos trimestres, en un entorno en el que los convenios pactados este año cuentan con una subida media del 2,9%.

Cátedra Fuentes Quintana

El ex vicepresidente del Gobierno Enrique Fuentes Quintana tendrá una cátedra en su honor. Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, presidió ayer un homenaje al economista recién fallecido, y anunció la creación de una cátedra de investigación en educación y capital humano. También participaron los académicos Gimeno Ullastres, Velarde Fuentes, Varela Parache y Castejón Montijano.

El PIB crecerá cerca del 4% este año, según la banca

Las entidades financieras son optimistas sobre la economía española. 'A pesar del entorno de desaceleración que se desarrollará a lo largo del año, el PIB español crecerá de media en torno al 4%, apoyado por la recuperación de la zona euro', admiten fuentes de la Asociación Española de Banca (AEB).

En su último informe financiero, la AEB ya reconocía que la subida de tipos afectará al consumo de los hogares en los próximos trimestres, máxime si se tiene en cuenta que el BCE seguirá subiendo el precio del dinero. La asociación espera ahora que se coloque en el 4,5% a final de año.

Por otro lado, la AEB entiende que está preparada para asumir la desaceleración del sector inmobiliario, a la que está conectada a través del crédito que ofrece a promotores y a las familias para la compra de vivienda. 'La diversificación de la actividad bancaria y la internacionalización de las entidades permitirán obtener unos resultados satisfactorios, a pesar del sector inmobiliario', admiten. No obstante, desde la banca se reconoce que la demanda de crédito inmobiliario se frenará en los próximos trimestres desde los aumentos dos dígitos actuales hasta un ritmo cercano al 10%, algo que, por otra parte, 'es deseable para el conjunto de la economía'. Es 'inquietante' también, a su juicio, el parque de viviendas no vendidas en manos de los promotores.

Por otra parte, las entidades financieras sugieren al Gobierno que profundice en las reformas estructurales (sobre todo en los servicios) para no dejar en saco roto los 'avances liberalizadores' conseguidos en los últimos años. En cuanto al superávit fiscal conseguido, recomiendan que se amplíe teniendo en cuenta el buen momento de la recaudación tributaria.