Protagonistas

Sector energético y bancos copan el reparto de dividendos

Las empresas cotizadas españolas dieron más de 4.370 millones de euros en dividendos en el primer trimestre del año. La banca y el sector energético fueron los grandes protagonistas en la remuneración a los inversores, con más de 3.350 millones repartidos.

Los dividendos distribuidos por las empresas españolas durante el primer trimestre del año ascendieron a 4.374 millones de euros, según los datos publicados ayer por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Las empresas del sector energético y el sector bancario dominaron el reparto. Santander fue la empresa que más dinero distribuyó entre sus accionistas, con 668,69 millones de euros, que representaron unos 0,11 euros por acción. La segunda empresa fue Endesa, con 529,37 millones de euros (unos 0,5 euros por título). La industria energética repartió en total 1.705 millones de euros, mientras que los bancos ofrecieron 1.650,16 millones. La suma asciende a 3.355,7 millones.

El sector eléctrico es uno de los que tradicionalmente aporta más dividendos, lo que convierte a las empresas de esta industria en clásicos valores refugio. Así, a las revalorizaciones bursátiles que aportan gracias a las especulaciones que dominan el sector hay que sumar los dividendos. Endesa ha distribuido casi 530 millones y su rentabilidad por dividendo roza el 4,1%. Iberdrola ha repartido 405,6 millones, lo que otorga un rendimiento del 2,53%. Con 121,87 millones distribuidos entre sus inversores, Unión Fenosa obtiene un rendimiento mejor, el 2,61%. A estas tres compañías habría que sumar Gas Natural, que entregó 165,67 millones, pero tiene una rentabilidad de sólo el 1,35%. El quinto jugador en la quiniela de las energéticas es Repsol, con 439,5 millones y una rentabilidad por dividendo del 2,48%.

Un caso claro de cómo los dividendos benefician al accionista es el del banco Santander. La acción está teniendo un desempeño muy malo en Bolsa, penalizada por las incertidumbres que pesan sobre la operación de adquisición de la entidad holandesa ABN Amro. Las acciones han caído un 3,68% en Bolsa, pero esta caída viene compensada por su rentabilidad por dividendo, que se sitúa en el 3,94% y es una de las más altas de su sector. En remuneración le siguen BBVA (468,86 millones de euros repartidos y una rentabilidad por dividendo del 3,62%) y la propia filial del Santander, Banesto (312,44 millones y un rendimiento del 2,79%).

La preeminencia de estos dos sectores tiene también un componente estacional, puesto que ni las empresas de nuevas tecnologías, ni la industria manufacturera dieron dividendos en el primer trimestre. Telefónica, una empresa que ha hecho bandera de la remuneración al accionista, tiene por costumbre repartir su dividendo en los meses de mayo y noviembre. En cualquier caso, los datos confirman la consolidación de la preponderancia del dividendo como herramienta para mantener el atractivo de la acción.

Rendimientos muy superiores a Wall Street

A pesar de que el pago estacional de dividendos es una práctica mucho más institucionalizada en las cotizadas de EE UU que de Europa, el hecho es que el rendimiento que estos pagos aportan al accionista es mucho mayor en el Viejo Continente. El Ibex es uno de los índices más rentables por dividendo entre las grandes plazas, su rendimiento es del 2,94%. El selectivo español supera al Cac de París (2,76%) y al Dax de Fráncfort (2,49%), pero está lejos del 3,6% del Footsie de Londres y del 3,3% del Euro Stoxx 50. Las cifras de Wall Street son, en contraste, muy bajas. El Dow da una rentabilidad media del 2,12% y el porcentaje baja al 1,72% en el S&P 500 y al 0,66% en el Nasdaq.