Mercados

Los pesos pesados del Ibex son el principal lastre desde máximos

Santander, BBVA y Telefónica, los valores más recomendados de cara a la segunda mitad del año, siguen sin arrancar. Lejos de atraer inversores gracias a sus atractivas valoraciones, retroceden con fuerza este mes y se han convertido en el principal lastre del índice desde el máximo que alcanzó el 1 de junio.

La corrección de la Bolsa española se acentúa. La caída del 0,63% que sufrió el Ibex ayer deja el retroceso desde el máximo histórico que alcanzó el 1 de junio en un 4,8%, un castigo al que han contribuido de manera decisiva los pesos pesados del Ibex.

Las caídas de Santander (-6,07%), BBVA (-3,93%) y Telefónica (-4,86%) han restado en su conjunto prácticamente la mitad de los 574 puntos que ha perdido el índice, lo que debido a su elevada ponderación -pesan casi del 50% entre los tres- les convierte en el principal lastre, a pesar de que no han sufrido las correcciones más abultadas.

Un terreno que ha quedado en manos de valores como Sacyr Vallehermoso (-14%), Unión Fenosa (-11,7%), Cintra (-11,6%), Ferrovial (-8,5%), Iberdrola (-8,6%) y Banco Popular (-7,9%).

La concentración de la banca y el incierto futuro de las 'telecos' han afectado al índice

'Desde el punto de vista fundamental tienen valoraciones atractivas y una elevada rentabilidad por dividendo. Deberían comportarse bien pero se han visto afectados por la salida de dinero extranjero de la Bolsa española', comenta Josep Prats, de Ahorro Corporación.

La excelente trayectoria de la Bolsa española en los últimos años, especialmente su superior comportamiento relativo el pasado ejercicio, cuando se anotó un 32% frente al 15% del Euro Stoxx, ha llevado a muchos inversores a rotar sus carteras en favor de otros mercados europeos.

La crisis que azotó al sector inmobiliario este año tras el desplome de Astroc, acentuó aún más esta tendencia, al poner de relieve las peores perspectivas económicas de la economía española respecto al resto de la región por su sensibilidad al mercado inmobiliario. Así, cada vez más las casas extranjeras han optado por reducir su apuesta por la Bolsa española, lo que afecta al índice en su conjunto -gana el 4,3% en el año frente al 7,6% del Euro Stoxx- y a valores sólidos como Santander, BBVA y Telefónica.

'Es posible que la brecha se mantenga y muchos inversores sigan prefiriendo la Bolsa europea al Ibex. Esto puede penalizar al mercado en su conjunto pero sólo durará un tiempo. Las atractivas valoraciones de los grandes harán que terminen atrayendo dinero', comenta Jordi Falgueras, de Gaesco Bolsa.

La gran incógnita es cuándo. José Ramón Iturriaga, de Abante, considera que las incertidumbres económicas tardarán en resolverse. Los pesos pesados, además, deberán resolver también problemas específicos que dificultarán su despegue. 'En el entorno empresarial actual tanto Santander como BBVA han demostrado que son compradores y esto implica ampliaciones de capital que debe asimilar el mercado. Telefónica, por otra parte, pertenece a una industria que se tiene que transformar ahora que el negocio tradicional no funciona, y esto implica igual cotizar a múltiplos menores' explica este experto.

El contrapunto lo pone Repsol. La petrolera, ayudada por el repunte del precio del petróleo y la futura colocación de YPF, ha subido el 5,49% desde el uno de junio, lo que representa el principal avance del Ibex en el periodo.

El índice oscila casi 1.000 puntos en el mes

Los índices enfrentan el final de mes sin tendencia definida, lo que está provocando fuertes oscilaciones en cada sesión. El Ibex inició junio en máximos históricos, a 15.542,50 puntos. Pero las dudas y las incertidumbres que han asomado en las jornadas siguientes han conducido al índice hasta un mínimo intradía en el periodo de 14.596,30. Esto supone una oscilación del 6,5%; casi 1.000 puntos. El resto de los principales índices europeos ha seguido la misma tónica. El Dax incluso ha variado algo más un 7%, sube un 19% en el año, mientras que el Cac o el Euro Stoxx han oscilado un 5,6% y 5,3%.

En Wall Street los inversores han estado menos nerviosos, a pesar de que las noticias que han generado mayor incertidumbre en la renta variable del mundo han llegado desde allí, como han sido las dudas sobre las hipotecas de alto riesgo. El S&P y el Dow Jones se han movido sobre un 3%. Los dos llegaron a niveles récord.

A pesar de tanto movimiento, lo cierto es que los índices de volatilidad no reflejan altas subidas. El del Ibex está en un 15%, muy por debajo del 27% al que se llegó en abril tras el inicio de la crisis bursátil inmobiliaria.

En junio, el mercado español acumula un recorte del 3,75% frente al 1,76% del Euro Stoxx, pero llegó a perder hasta un 4,78% y a ganar un 1,40%.

Deuda La caída de los bonos contribuye a asustar a los inversores

La corrección de la deuda este mes, avivada por la expectativa de tipos de interés al alza, también ha contribuido a la corrección de la Bolsa.

La rentabilidad del bono español a 10 años, que se mueve a la inversa que el precio, se ha situado en el 4,65%. 'Los inversores se han puesto nerviosos al ver que los tipos a largo han subido por encima del 4,5% por miedo a que la crisis inmobiliaria vaya a peor', comenta Nicolás López, de M&G Valores. 'También afecta negativamente a las valoraciones, ya que para el cálculo de precios objetivos se usa el tipo del bono'.