Turismo

700.000 viajeros más en verano, según los empresarios

Más de 22 millones de turistas visitarán España en verano, lo que supone un aumento de 700.000 respecto al mismo periodo de 2006, según las previsiones de la Mesa de Turismo. Reino Unido y Francia seguirán siendo los mercados emisores más activos, mientras que Cataluña y Baleares serán los destinos más solicitados.

El turismo español sigue sin dar síntomas de agotamiento. Pese a que los turistas se quedan cada vez menos días y gastan menos dinero, las pérdidas se ven compensadas por el aumento del número de visitantes extranjeros que atraviesan nuestras fronteras.

Las expectativas del sector para el verano son muy buenas, tal y como desveló ayer la Mesa de Turismo, organización que aglutina a treinta grandes compañías del sector. Este organismo prevé que llegarán a España cerca de 22,15 millones de turistas durante los tres meses de verano, frente a los 21,4 que vinieron en 2005 y a los 19,1 de 2004.

'Tenemos una excelente impresión sobre como va a transcurrir el verano en materia turística, más aún teniendo en cuenta que los resultados de los dos primeros trimestres han estado por debajo de nuestras previsiones', señala Félix Arévalo, secretario general de la Mesa de Turismo. Esos malos resultados los achaca Arévalo a la conjunción de malas condiciones climatológicas en España junto a otras muy buenas en los grandes mercados europeos. Según la encuesta realizada por la Mesa de Turismo entre sus socios, la llegada de turistas extranjeros a España crecerá un 3,5% en el verano, mientras que la de turistas nacionales subirá hasta un 5%, hasta alcanzar los 19,5 millones de viajes.

Si se cumplen estas previsiones, la entrada de turistas extranjeros crecerá algo menos del 3,7% respecto al verano de 2006 y menos de la mitad que en 2005, donde creció un 8,1%. Por grandes mercados emisores, la UE seguirá concentrando, según Arévalo, el 90% de la totalidad de las entradas de turistas, en especial Reino Unido, Francia y Alemania. En 2006, estos tres países representaron el 60% del total. Por destinos, Cataluña y Baleares seguirán siendo los más frecuentados por la concentración de turistas franceses y alemanes, respectivamente.

Este aumento de turistas es importante en mitad de un escenario económico en el que se ha producido un fuerte descenso en las estancias medias (que han bajado casi un día y medio por turista en el último año) y en el dinero que deja cada turista, que casi no ha crecido en los últimos ocho meses.

Sobre ese mismo argumento ha construido Tourespaña, organismo dependiente del Ministerio de Industria, las previsiones sobre la llegada de turistas para este verano, presentadas la semana pasada por la secretaria general de Turismo, Amparo Fernández.

El estudio habla sobre la cada vez menor importancia del turismo tradicional de paquete clásico, a pesar de que España mantenga una buena posición en los principales mercados emisores, y advierte sobre la reorientación de la estrategia de los touroperadores 'hacia un abanico mayor de destino en sus catálogos y proponiendo nuevos destinos del área mediterránea y destinos lejanos', según apuntó Fernández. Así, los informes realizados por las Oficinas españolas de Turismo en el extranjero destacan la recuperación de la presencia de la oferta en dos países que en mayor medida sufrieron un descenso de demanda en 2006 (Turquía y Egipto), que serán una dura competencia para el sector español a la hora de captar visitantes de Alemania, Suiza y Holanda.

Bajo coste

No obstante, las previsiones de Tourespaña apuntan a las oportunidades de ingresos que están surgiendo por la proliferación de compañías aéreas de bajo coste.

Según los últimos datos del Instituto de Estudios Turísticos, uno de cada tres opta por viajar en estas líneas por el ahorro que representa frente a las compañías tradicionales. Este fenómeno se ha dejado sentir especialmente en Baleares, Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana, donde el 50% de las llegadas en avión proceden de compañías de bajo coste.

Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), se muestra relativamente optimista respecto a la evolución del turismo en España para la temporada de verano. 'Esperamos un crecimiento en torno al 3% o al 3,5% en el número de aviones y camas para turistas extranjeros', asegura.

No obstante, Molas se muestra preocupado por la tendencia a la baja en los viajes organizados a través de touroperadores y el efecto negativo que puede tener esto sobre la ocupación hotelera, especialmente en zonas como Baleares o Canarias, donde la contratación de paquete turístico ha sido el elemento que ha sentado las bases del crecimiento en el modelo de sol y playa. 'Hace tiempo, el modelo del paquete turístico representaba el 60% o el 70% de los viajes contratados y ahora apenas representa el 30% del total', afirma.

Molas adelanta que los touroperadores europeos pronostican, a día de hoy, un descenso del 7% en el número de turistas que viajaran a España con paquete turístico, lo que puede restar 1,4 millones de turistas al número de viajeros total para este año. El presidente de Cehat avanza que los primeros datos de mayo y junio dejan como principales perjudicadas a Baleares y Canarias, donde llegan aún pocas aerolíneas de bajo coste. 'Se ha visto afectada la ocupación en lugares como Lanzarote, La Palma, Tenerife o Menorca', apunta.

La mayoría de viajeros se concentra entre británicos, franceses y alemanes