Finanzas

Blesa estudia la compra de bancos pequeños en Reino Unido

Caja Madrid ha ampliado a Reino Unido la búsqueda de oportunidades de compra de bancos de tamaño pequeño fuera de España. Su presidente, Miguel Blesa, señaló ayer que también estudia operaciones en Centroeuropa y Florida. Además, la caja tiene previsto aumentar este año del 40% al 70% su participación en la mexicana Hipotecaria Su Casita (HSC).

Los planes de expansión de Caja Madrid fuera de España se aceleran. La entidad ha extendido la búsqueda de oportunidades de compra a países como Reino Unido, un mercado que se ha convertido en objetivo prioritario para las principales entidades españolas aunque, de momento, sólo cuenta con la presencia de Santander. Blesa añadió que la entidad también 'está estudiando' otras operaciones en Centroeuropa y Florida, aunque reconoció que 'no es fácil' cerrar este tipo de acuerdos.

El presidente de Caja Madrid, que ayer participó en el VII Encuentro Financiero Internacional organizado por la entidad, ha manifestado en varias ocasiones que su intención no es acometer inversiones de gran calado fuera de España sino realizar adquisiciones de bancos de tamaño pequeño o mediano, cuyo balance se sitúe entre 1.000 y 1.500 millones de euros.

De momento, la entidad tiene previsto aumentar antes de finales de este año su participación en la mexicana Hipotecaria Su Casita (HSC) del 40% al 70%. El proceso, según el propio Blesa, 'está ya muy avanzado'.

Con esta nueva inversión, que se sumará a los 95,4 millones de euros que Caja Madrid ya ha desembolsado en este país, la entidad española se afianza en el mercado mexicano. HSC es la segunda sociedad hipotecaria y cuenta con una cuota que ronda el 21%.

La filial de Caja Madrid forma parte de las denominadas sofol, es decir, una sociedad anónima especializada en la financiación de créditos para la compra de vivienda pero que no puede captar depósitos.

La entrada de la caja española en su capital, que en principio se encontró con fuertes resistencias por parte del Banco de España, se remonta a febrero de 2005, cuanto tomó una participación del 25%. Entonces, selló un acuerdo para poder elevar su peso hasta el 40% en un plazo de cuatro años. Sin embargo, Caja Madrid precipitó este proyecto y, un año después, se hizo con el 15% restante.

Para financiar su crecimiento internacional, la caja ha manifestado que está dispuesta a vender su cartera industrial, que tiene un valor de mercado de unos 7.800 millones de euros. Tampoco ha descartado en ningún momento emitir cuotas participativas (títulos similares a las acciones, pero sin derechos de voto), aunque esta alternativa cuenta con el rechazo de los sindicatos, presentes en los órganos de gobierno de la segunda caja de ahorros española.

Caja Madrid atesora unas plusvalías de 200 millones en la inmobiliaria Realia, participada de la caja y que el pasado 6 de julio debutó en Bolsa. También cuenta con unas ganancias latentes de 2.459 millones por el 9,92% de que es propietaria en Endesa.

Sobre la resolución de la opa sobre la eléctrica, Blesa señaló ayer que 'sólo nos queda esperar. Va dando sus pasos'.

Blesa descarta una crisis inmobiliaria en España

El presidente de Caja Madrid descartó ayer que existan riesgos de una crisis inmobiliaria en España. Aunque reconoció que este mercado está sufriendo una desaceleración, aseguró que 'no hay grandes preocupaciones'.

Blesa explicó que la economía española sigue creciendo a buen ritmo, a lo que se suma que no ha habido un aumento del desempleo y la llegada masiva de inmigrantes.

'Todo apunta a que se está produciendo un ajuste de la oferta a la demanda', puntualizó.

Aun así, reconoció que el esfuerzo financiero de las familias españolas para afrontar el pago de sus hipotecas se ha incrementado en los últimos tiempos. æpermil;ste ha pasado de suponer el 26,6% de los ingresos netos en 2005 a elevarse al 31,46%. Un repunte que ha tenido lugar tras las ocho subidas consecutivas del precio oficial del dinero (de un cuarto de punto cada una de ellas) que ha llevado a cabo el Banco Central Europeo, hasta situarlo en el 4%. En el futuro, según Miguel Blesa, 'los aumentos de tipos no van a ser tan intensos como en el pasado'.

Además, las previsiones sobre el mercado de la vivienda tampoco son muy alarmantes. Para 2008, por ejemplo, se espera una contracción en el número de viviendas iniciadas, que se situará en 625.000. Una cifra que, a juicio de Blesa, no parece demasiado preocupante.

El presidente de Caja Madrid explicó que el crecimiento de las hipotecas en España ha tocado techo. 'A finales de año podemos estar creciendo al 13%, frente al 27% del año anterior', añadió.

Esta ralentización ha sido compensada por el sector financiero con préstamos al consumo, negocio de empresas y actividades corporativas y de mercados de capitales.

Una vieja reivindicación de las cajas de ahorros

El salto fuera de España es una vieja reivindicación de las cajas. Ahora, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha dado vía libre al sector para seguir adelante con sus proyectos de expansión, siempre y cuando éstos sean viables. Otro requisito es que las entidades se sometan a la disciplina de los mercados, a través de la emisión de cuotas participativas o la creación de un holding industrial que cotice en Bolsa, como ha hecho La Caixa. Blesa aprovechó ayer para insistir en la necesidad de revisar la estrategia internacional de las cajas. El presidente de Caja Madrid explicó que el peso del negocio en España en su caso asciende al 93%, frente al 55% de los bancos o el 59% de las empresas que están en el Ibex. 'Algunas cajas han alcanzado ya la dimensión adecuada para poder salir al exterior', explicó.