CincoSentidos

Diez ciudades que dirigen la economía mundial

Diez ciudades que dirigen la economía mundial
Diez ciudades que dirigen la economía mundial

El mundo pertenece a las grandes urbes. Al menos, en cuanto a influencia y poder financiero se refiere. El currículo económico de las metrópolis más importantes del planeta parece contradecir aquel aforismo con el que Séneca vacunaba a sus contemporáneos contra el exceso de confianza en las obras humanas: una era construye las ciudades, una hora las destruye.

Hoy, 85 ciudades del planeta tienen una población que supera la de 58 estados soberanos. Metrópolis como Seúl, Copenhague, Dublín, Helsinki y Bruselas generan más de la mitad del PIB de sus países, mientras otras -es el caso de Londres, Estocolmo, Tokio, París, Oslo o Praga- acaparan un tercio de su respectiva riqueza nacional.

Al frente de ese ejército de nuevas Romas se sitúan dos grandes urbes: Londres a la cabeza y, ligeramente rezagada tras la capital británica, Nueva York. Tras ellas se alinean un total de 48 metrópolis más, de acuerdo a un informe de la organización Mastercard Worldwide, que ha seleccionado 50 ciudades en función de su valor estratégico para la economía y el comercio mundial.

Los tigres asiáticos despuntan por atraer negocios

En ese selecto club urbano encabezado por Londres y Nueva York, se sitúa, en tercer lugar, Tokio y, tras ella, Chicago. Tres tigres asiáticos -Hong Kong, Singapur y Seúl- figuran también en la lista, en la que aparecen otras dos ciudades europeas -Fráncfort y París- y que se cierra con Los Ángeles. Madrid aparece en el puesto 16 de la clasificación, aunque a juicio de los expertos no tanto por compartir los altos índices de desarrollo comercial e infraestructuras económicas, alta inversión en educación y elevada renta per cápita que caracteriza a las principales ciudades clasificadas, como por su papel de puente estratégico entre Latinoamérica y Europa. 'Madrid es un importante centro de negocio para las compañías de Sudamérica y un salvoconducto para ellas de cara al mercado europeo', señala el informe. A mucha distancia de la capital, Barcelona figura en el puesto 33.

Un total de seis variables -el marco legal y político; la estabilidad económica; la facilidad para hacer negocios; el flujo financiero; el centro de negocios; y la creación y flujo de conocimiento e información- se han utilizado para completar la clasificación. Así, el liderazgo de Londres se debe a su flexibilidad como entorno de operaciones comerciales, a sus fuertes conexiones globales financieras y a sus excepcionales índices de comercio internacional, viajes y conferencias. La capital británica supera a Nueva York en cuatro de las seis variables (aunque la diferencia de puntuación global entre ambas es muy reducida) y se distancia ampliamente del resto de sus vecinas europeas.

Los expertos de Mastercard derrocan en el informe a Nueva York como capital financiera del mundo. Las razones esgrimidas tienen que ver con la regulación de los mercados, la menor estabilidad de la economía estadounidense y la volatilidad del dólar. En el caso de Japón, su liderazgo como tercera ciudad de mayor influencia se relaciona con su elevadísimo ratio -el mayor del mundo- de creación de patentes. Junto a la capital nipona, los tigres asiáticos de Hong Kong, Singapur y Seúl ofrecen ventajas fundamentales para atraer negocios. En el caso de Seúl, el informe destaca su alta puntuación en cuanto al sistema educativo y las patentes; mientras Hong Kong y Singapur sobresalen por la potencia de su clima financiero y su dominio en la red financiera internacional.

China e India -la primera con dos ciudades: Shanghai (32) y Pekín (46); y la segunda con una: Bombay (45)- se asoman ya con grandes perspectivas de futuro a la clasificación. Sólo una ciudad africana -Johanesburgo- pertenece al club de las 50.

Los avances de Latinoamérica

Latinoamérica está incrementando su presencia en el club de las más influyentes. Tres ciudades de la región, Santiago, México y São Paulo, figuran en la lista.

Montreal, Toronto y Vancouver son las ciudades del mundo en las que resulta más fácil hacer negocios, según los expertos que han elaborado el informe de Mastercard Worldwide.

Dubai figura como líder indiscutible entre las ciudades de Oriente Medio debido, entre otros factores, a la flexibilidad de su entorno de negocios, que la hace ideal para el crecimiento óptimo de las compañías.