Compra

Fluxá entra en ACS con el 5% y se convierte en su cuarto accionista

El fundador y propietario del grupo Iberostar, Miguel Fluxá, se ha hecho con el 5% de ACS por 820 millones de euros. De esta forma, se convierte en el cuarto accionista de la compañía constructora presidida por Florentino Pérez.

El empresario mallorquín Miguel Fluxá, propietario y presidente del grupo Iberostar, ha entrado en el capital de ACS. Fuentes del mercado apuntan que ha tomado una participación de alrededor del 5% en la constructora.

Según los actuales precios de mercado, este porcentaje del 5% de ACS está valorado en unos 840 millones de euros.

La compra ha sido realizada por el propio empresario a título personal y no por el grupo turístico. De esta forma, Fluxá se convierte en el cuarto socio de referencia de ACS, por detrás de Corporación Financiera Alba, primer socio con un 22,1%, del capital; de los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer, con un 12%, y del propio presidente del grupo, Florentino Pérez, con un 11%. Por su parte, Mutua Madrileña Automovilista tiene otro 3% de la sociedad constructora.

ACS 24,25 -1,82%

ACS es también primer accionista de Unión Fenosa, donde controla un 40,5% del capital, y de Iberdrola, con un 11,7% (un 7,77% de forma directa y el resto a través de derivados). También es primer socio del grupo de concesiones de infraestructuras Abertis, con un 24,8%. Las acciones de ACS cayeron ayer un 0,65% hasta 47,45 euros.

En el grupo constructor y de servicios, no quisieron hacer comentarios sobre la operación, aunque según fuentes del mercado la entrada del empresario en ACS se habría realizado con conocimiento de la propia constructora.

Fluxá ya comparte negocios con ACS al participar ambos en la aerolínea de bajo coste Clickair. En el pasado, Fluxá también fue consejero de Corporación Financiera Alba aunque ya no se encuentra en dicha sociedad.

Fluxá realiza esta significativa compra un año después de culminar la separación que estableció entre sus negocios turísticos, aglutinados entonces en Iberostar. Por ello, podría haber usado las plusvalías obtenidas con la venta de algunos hoteles.

Las mismas fuentes explicaron que las acciones adquiridas por Fluxá no sólo proceden del mercado, sino también de la autocartera de ACS. Hace más de tres semanas la empresa de construcción se desprendió del 3,69% que tenía en autocartera, en una operación que se realizó fuera del mercado y en la que se movieron unos 13 millones de títulos.

No trascendió quién compró esas acciones, aunque en aquel momento se pensó que podía haber sido alguno de los accionistas de la compañía, dado que todos ellos habían aumentado sus participaciones en los últimos meses. Con esta compra, Miguel Fluxá hace sus primeras incursiones en un negocio distinto del turístico, a fin de diversificar su patrimonio.

Separación de negocio

Iberostar dividió los negocios en dos sociedades hace un año. La actividad de viajes emisora pasó a formar parte de los fondos de capital riesgo Carlyle y Vista Capital bajo el nombre de Orizonia. El negocio principal, el hotelero, se lo quedó el propio Miguel Fluxá.