Adquisiciones

Las empresas prefieren comprar con deuda

Sólo un 12% de las adquisiciones se paga con acciones

A la hora de salir de compras, las empresas prefieren pagar con deuda a hacerlo con acciones. Sólo un 12% de las operaciones de fusión y adquisición que se han llevado a cabo en el primer trimestre de 2007 se han pagado con acciones, frente al 50% de las operaciones acaecidas en el último boom, entre 1998 y 2000, según el último informe trimestral del Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés) o Banco de Basilea.

Este descenso se ha compensado con un aumento de las operaciones financiadas con liquidez y deuda, en un contexto de balances saneados y bajos tipos de interés. 'Es un síntoma de que en el mercado se percibe poco riesgo. Cuando las acciones están muy caras las compañías prefieren pagar con sus títulos, por lo que pueda pasar', explica Ángel Olea, director de Inversiones de Abante Asesores.

La actividad de fusiones y adquisiciones y compras apalancadas (conocidas en inglés como leverage buy out o LBO) ha sido frenética en los últimos meses. En los cinco primeros meses del año se realizaron operaciones en Estados Unidos por valor de 1,1 billones de dólares (unos 800.000 millones de euros), rubricando el mayor volumen de la historia registrado en ese periodo. En Europa se han realizado operaciones por valor de 740 millones de euros.

'La liquidez, los bajos tipos de interés y la competitividad entre las entidades explican que las empresas prefieran financiarse con deuda', explican en un banco de inversión extranjero. 'La competencia entre entidades está reduciendo los márgenes y contribuye a abaratar las operaciones'.

Otro aspecto que explica la preferencia por la deuda frente al pago con acciones es la entrada masiva de fondos de capital riesgo en las operaciones, que se realizan habitualmente con LBOs: financian la compra con deuda y ponen como garantía los activos de la compañía adquirida. A diferencia de otros inversores, estos fondos tienen objetivos de largo plazo para recuperar el capital invertido. Frente a un préstamo bancario con una maduración de cinco o seis años, los fondos alargan los plazos hasta ocho o nueve años, lo que facilita la financiación. 'La diferencia es como suscribir una hipoteca a 30 o a 50 años', explican desde la misma entidad.

'Las compañías han estado asumiendo más deuda para financiar operaciones', subraya el informe del Banco de Basilea. 'En el primer trimestre se suscribieron en Estados Unidos préstamos sindicados para realizar compras apalancadas (LBO) por valor de 82.300 millones de euros 61.000 millones de euros, es casi el doble de lo que se suscribió en el trimestre anterior'.

Una forma de evitar un castigo a la acción

El pago de operaciones con liquidez ha sido históricamente más beneficioso para la empresa compradora a la ahora de evaluar el impacto de la noticia sobre la cotización en Bolsa, según el Banco de Basilea (BIS). Cuando se anuncian operaciones financiadas con acciones, las subidas suelen producirse en la empresa comprada mientras que la cotización de la compradora se ve penalizada. Según el BIS, las operaciones financiadas con liquidez se comportan mejor consistentemente: la compradora sale menos penalizada y la comprada sube más. 'Esta tendencia parece producirse porque la tendencia a pagar demasiado por el objetivo se reduce cuando las operaciones se financian con liquidez', señala la entidad en el informe anual del año pasado.