Jornada

Las bolsas chinas se recuperan del 'batacazo' de ayer

Las dos bolsas chinas, Shanghai y Shenzhen, han conseguido hoy recuperarse y cerrar al alza tras la negra jornada de ayer, en la que vivieron su tercera peor caída en la última década. Los dos mercados de valores se recuperaron de su mayor caída desde el "martes negro", el pasado 27 de febrero, gracias a la compra de acciones por parte de inversores institucionales, que compensaron la tendencia a deshacerse de ellas que persistía en los individuales.

El índice general de Shanghai (acciones convertibles y no convertibles) aumentó un 2,63% hasta terminar la jornada en 3.767,10 puntos, 96,7 enteros por encima del cierre de ayer. El índice general de Shenzhen aumentó un 4,79%, o 549,25 puntos, hasta cerrar en 12.017,71 enteros

El viernes pasado, y sobre todo ayer, cuando Shanghai cayó un 8,26% y Shenzhen un 7,76%, el pánico provocó que los inversores chinos empezasen a vender sus acciones como reacción a una medida del Ministerio de Finanzas, que el pasado día 30 triplicó el impuesto gubernamental sobre el comercio de valores. Ese día ambas bolsas cerraron con pérdidas, aunque tuvieron una leve recuperación el jueves pasado.

El miedo a que el gobierno considerase ese aumento insuficiente y pusiese en práctica nuevas medidas o diese otra vuelta de tuerca impositiva para frenar la locura inversora de millones de chinos provocó el viernes la caída de las bolsas, al igual que ayer, cuando lo hicieron en picado.

Un 'boom' de inversiones

Los parqués chinos llevaban meses atrayendo a cientos de miles de nuevos inversores del país, que volcaron en él sus ahorros, movidos por una profunda tradición de juego y ante la promesa de ganancias rápidas en un mercado de valores que, en el caso de Shanghai, creció un 130% en 2006 y un 60% en lo que va de año.

La semana pasada se alcanzaron en el país los 100 millones de cuentas de inversión bursátil, y del ritmo de 200.000 nuevas suscripciones de inversión en valores y fondos que se venían creando a diario en las últimas semanas, se llegó a alcanzar las 420.000 diarias, aunque la medida del día 30 frenó esta tendencia.

Según los economistas chinos, la reciente caída de las bolsas chinas sólo tendrá un impacto modesto en la macroeconomía nacional, ya que el crecimiento de China se apoya en las exportaciones y no en los mercados financieros, mientras la mayoría de las familias aún conservan más dinero en ahorros que invertidos en acciones.