Estreno

La presión institucional impide a Realia fijar su mejor precio

Realia discutía ayer al cierre de esta edición el precio de su estreno en Bolsa. Los analistas creen que la demanda institucional ha sido débil y que las órdenes de compra están condicionadas a un precio. Su debut está previsto para mañana.

La presión de los fondos internacionales sobre la OPV de Realia ha traído de cabeza a los directivos de la compañía. La dificultad para colocar este tramo, al que va destinado el 52,1% de la oferta, ha sido de tal grado que la empresa debatió hasta última hora de ayer el precio definitivo de las acciones para comenzar a cotizar (tenía de tiempo hasta las 12 de la noche). La demanda de los particulares ha superado la oferta, pero la de los inversores cualificados ha sido baja y ha estado condicionada a un precio. Los analistas ya habían avisado: 'El momento actual no es óptimo para estrenos bursátiles del sector inmobiliario', comentaba Jordi Padilla, director de renta variable hace un par de semanas. Acababa de producirse entonces una fuerte corrección en el sector de la mano de Astroc.

Realia siguió con sus planes adelante, pero las consecuencias de esa crisis inmobiliaria bursátil se dejaron notar desde el principio. Colocó el precio de la OPV en una horquilla que oscilaba entre los 7,90 y 9,70 euros por acción, que suponían una capitalización entre 2.191,27 y 2.690,55 millones. Estos precios están entre un 27% y 10% por debajo de la valoración que hizo el grupo inicialmente: 3.000 millones. Además, el precio máximo lo redujo a 8,80 euros, una decisión que normalmente no toman las compañías, puesto que no vincula a nada. Los analistas lo interpretaron como un gesto hacia la comunidad inversora internacional, con el fin de que las compras se animasen en el último momento. La expectación está servida para el estreno de Realia, que será mañana.

La inmobiliaria AISA cae el 19,6% desde su estreno en el 'fixing'

El talante negativo que impera en la Bolsa sobre el sector inmobiliario ha quedado patente con el estreno del grupo AISA en la modalidad de contratación de fixing (cruce de precios dos veces al día). Se incorporó a este segmento el viernes, y en dos días ha perdido el 19,61%. La compañía había estado cotizando en el segundo mercado de la Bolsa de Barcelona desde 1999, y en marzo de este año pasó a corros. Los accionistas con una participación superior al 5% son Agrupació Mútua, Genís Marfà Pons,

Promo Barna 2000, Enrique Masó Vázquez y Nozar. Su presidente es Genis Marfà Pons.

FCC pierde el 2,74%

La baja aceptación que ha tenido la OPV de Realia entre los inversores institucionales internacionales se ha dejado notar en la cotización de FCC, accionista mayoritario junto a Caja Madrid. La compañía cotizó durante todo el día con fuerte bajada, pese a que el mercado desconocía cuál iba a ser el precio definitivo de la salida a Bolsa de Realia. FCC cayó el 2,74% y en el año pierde ya el 7,90%. El resto de las constructoras tuvo una sesión irregular. Ferrovial y Acciona repitieron precio, mientras que ACS y Sacyr cedieron el 1,19% y 1,48%. FCC y Sacyr son las únicas en números rojos en 2007; las demás suben por encima del 6%.

Desde que el 18 de mayo Realia pusiera en marcha su oferta, FCC ha caído el 3,72%. Y desde máximos, el 15,26%.

Las ofertas de Solaria y Almirall generan interés en el mercado

A un día del estreno en Bolsa de Realia, hay dos compañías, Solaria y Almirall que están en pleno road show. La primera pertenece al sector de energías renovables, y realizará una OPS que va destinada al institucional. La admisión a cotización está prevista para el 19 de junio. La oferta de Almirall, farmacéutica, contempla un tramo para particulares, el 24,68%, y combinará una OPS con una OPV; sacará el 30% del capital. La fecha de su estreno se prevé para el 20 de junio. Comentaba la semana pasada un analista el alto interés que habían mostrado los inversores institucionales por la salida a Bolsa de estas dos empresas.