_
_
_
_
_
Revista de prensa

Qué objetivos debe alcanzar el G-8 esta semana

Nadie espera mucho del cada vez más anticuado mentidero de los complacientes ricos (...). Pero los líderes tienen esta vez una oportunidad para sorprender a la legión de escépticos.

Para la canciller alemana y anfitriona de la cumbre del G-8 Angela Merkel, el cambio climático es el centro del encuentro (...). Un acuerdo de Europa y EE UU está aún lejos. Bush continúa contra aceptar un techo admisible para los aumentos de temperatura. Desea, además, empezar cualquier negociación fuera del marco de Naciones Unidas (...).

En la cumbre de Gleneagles (Reino Unido) en 2005, el G-8 se comprometió a un incremento global anual hasta los 37.125 millones de euros de ayuda al desarrollo para 2010 y doblar la destinada a África. Las estadísticas oficiales de 2006 muestran que casi todos los miembros están por debajo de sus objetivos. Esto es vergonzoso -esa cifra es un simple 0,15% del PIB de estos países con altas rentas- (...). La ayuda no es una condición suficiente para el desarrollo, pero es una condición necesaria para los países más pobres (...). Sin embargo, el tiempo se acaba. Un Grupo guía vale la pena. Pero uno que incluye a una cada vez más recalcitrante Rusia, mientras excluye a unos más importantes China e India, tiene menos sentido cada año.

Archivado En

_
_