Reindustrialización

El recambio industrial de Electrolux en La Rioja acaba en los tribunales

Dos años después de que el cierre de la planta de Electrolux en Fuenmayor (La Rioja) dejara en la calle a 450 trabajadores, la espectacular reindustrialización que debía cubrir este vacío laboral no está nada clara. Aunque dos grupos industriales (Rioja Energías Alternativas y Rioja Sun Energy) compiten con proyectos millonarios, la venta de los terrenos ocupados por la antigua fábrica y pretendidos por ambas empresas ha derivado en un enfrentamiento judicial que podría prolongarse hasta cinco años.

En su momento, el Gobierno de La Rioja anunció que la desaparición de la planta se compensaría con 500 millones de inversión por parte de Rioja Sun Energy, integrada por la estadounidense Energy Photovoltaics e inversores locales. Este grupo anunció la instalación de un centro de investigación solar y una gran fábrica de placas solares.

Electrolux debía haber vendido a este grupo los terrenos de la planta, valorados en 16,8 millones. Pero la venta no ha llegado a ejecutarse ni cancelarse a pesar de haber expirado el plazo acordado. El Juzgado número 2 de Logroño quiere que el juicio sobre este asunto se celebre este año, otorgando unos meses para que las partes puedan llegar a acuerdos que eviten posteriores recursos. Si éstos se producen y llegan hasta el Tribunal Supremo, la resolución podría demorarse hasta cinco años.

Mientras tanto, se ha establecido una fianza de 6,5 millones, como medida cautelar para que, en caso de prolongarse el litigio, Rioja Sun Energy compense a Electrolux por los perjuicios ocasionados por el retraso en la venta.

Ahora, el proyecto de reindustrialización inicial ha sido sustituido por el liderado por dos grupos industriales. Uno, el del empresario riojano Fernando Ortega y el grupo cántabro Topten, también denominado Rioja Sun Energy. Y otro, que apadrina el Gobierno de La Rioja, el de la empresa Rioja Energías Alternativas, encabezado por el empresario norteamericano Jason Ramsey junto a inversores locales. Unos proyectos que difieren en inversiones, empleos y actividad industrial.

La tentación de irse a otra comunidad

Al empresario Fernando Ortega, representante de Rioja Sun Energy, no le hacen gracia las muestras de preferencia que el Gobierno autonómico dispensa a su competidora Rioja Energías Alternativas. 'Quiero que el proyecto se quede en los terrenos de Electrolux y que suponga una reindustrialización efectiva. Pero hay otras comunidades que están muy interesadas en atraer la inversión y que han llegado a ofrecer suelo a 60 euros el metro cuadrado, por debajo del fijado en los terrenos a los que aspiramos y nos disputan enconadamente', subraya.

Resulta curioso que, en una comunidad en la que se presume de suelo industrial, proyectos millonarios puedan irse al traste por el empeño de ubicarlos en un emplazamiento concreto.