Escollo

Las comunidades dificultan el pacto sobre el Sistema Nacional de Empleo

La negociación de la última parte del diálogo social le está costando más esfuerzos al Gobierno. El desarrollo del Sistema Nacional de Empleo ha encontrado un escollo: las quejas de las comunidades autónomas.

La mesa del diálogo social dedicada a mejorar los servicios de intermediación de empleo no atraviesa sus mejores momentos. Han pasado varios meses desde su constitución y los negociadores no logran pasar del primero de los tres puntos que debían discutir: el desarrollo del Sistema Nacional de Empleo; la modernización del antiguo Inem y la regulación de las agencias de colocación y las empresas de recolocación.

El polémico punto primero consiste en desarrollar, a través de dos decretos, los órganos de funcionamiento y las competencias del nuevo Sistema Nacional de Empleo, que aglutinará a los Servicios Públicos de Empleo de cada comunidad autónoma y el Servicio de Empleo Público Estatal.

Los servicios regionales gestionan las intermediación en el empleo y las políticas activas (formación), mientras que el servicio estatal mantiene la competencia del reconocimiento y pago de las prestaciones de desempleo.

El diálogo ha entrado en punto muerto en el momento en el que el Ministerio de Trabajo ha propuesto a las comunidades la creación de un Consejo Territorial, en cada una de ellas, que actuaría 'como mecanismo de coordinación y seguimiento del Sistema Nacional de Empleo en dicho ámbito territorial', indica el proyecto elaborado por este departamento.

Algunas regiones como Baleares, Murcia, Canarias, Valencia, Castilla La Mancha o Cataluña, entre otras, han rechazado firmemente la creación de este órgano de coordinación que, por el contrario, defienden la patronal y los sindicatos.

En la última reunión de la mesa, el 25 de mayo, los responsables de Trabajo informaron a los interlocutores sociales de que 'seguían intentando convencer a las comunidades autónomas' de que aceptaran la coordinación con el Sistema Nacional de Empleo, explican fuentes de la negociación.

Sin embargo, distintas fuentes de los interlocutores sociales empiezan a dudar de si podrán pasar siquiera al segundo punto de la negociación antes de que finalice la legislatura. En Trabajo son más optimistas y justifican este estancamiento por el hecho de que las conversaciones 'acaban de empezar'.

En cuanto a los dos asuntos que aún no se han abordado, en el capitulo de la modernización de las oficinas, el ministerio ya ha puesto en marcha el portal de empleo, que unifica en internet las web de los servicios de empleo regionales, si bien el funcionamiento de cada página es distinto, 'unas comunidades ponen más ofertas que otras', indican fuentes de Trabajo. Pero al margen de esto no se espera una importante dotación presupuestaria para la modernización de oficinas.

Más difícil aún parece que se llegue a un acuerdo sobre el último punto, ya que los sindicatos ven con recelo la regulación de las empresas de recolocación.

Al mismo tiempo, la patronal quiere introducir también en la negociación una modificación de la ley para que las empresas de trabajo temporal puedan también gestionar empleo fijo, algo que las centrales sindicales creen que no está incluido en la declaración del diálogo social y, por tanto, no tendría por qué discutirse. Si bien, lo negociarán si lo propone Trabajo.