CincoSentidos

Deporte y negocio de alto nivel en París

Deporte y negocio de alto nivel en París
Deporte y negocio de alto nivel en París

París se acicala para presumir del evento deportivo más mediático del mes de mayo, no sólo en Francia, sino en todo el mundo. El torneo de tenis Roland Garros es mucho más que una competición de alto nivel. Como si se tratara de una prolongación del Festival de Cannes, los Internacionales de Tenis de Francia -como conocen los aficionados locales a la cita- toma el relevo al certamen cinematográfico y sirve el mismo glamour a los espectadores de todo el planeta.

Políticos, empresarios, gentes del cine y del espectáculo, aristócratas y, por supuesto, la familia real española, acuden a la cita. Y es la pista central la que sirve de sala de ceremonias. Este santuario mundial del tenis acoge el 10 de junio la final masculina y en sus palcos apenas hay sitio para rostros anónimos.

El partido que deberá dirimir si el español Rafael Nadal continúa ejerciendo un dominio apabullante o hay alguien dispuesto a contestarle en superfice lenta será seguido, según previsiones de la organización, por una audiencia potencial de 3.300 millones de personas.

Este año se han vendido 450.000 entradas frente a las 388.000 del año 2000

En el caso español, muchos de los asistentes al torneo se ven empujados por el buen sabor que dejaron Arantxa Sánchez Vicario (campeona en 1989, 1994 y 1998), Sergi Bruguera (1993 y 1994), Carlos Moyá (1998), Albert Costa (2002), Juan Carlos Ferrero (2003) y el citado Nadal (2005 y 2006).

Este año para la mayoría de los expertos sobran los prolegómenos. Todos esperan una reedición de la final del año pasado entre el joven de Manacor y el suizo Roger Federer. Nadal, que cumple 21 años el próximo 3 de junio, vio roto el pasado domingo su récord de 81 victorias consecutivas sobre tierra batida. Con el Masters Series de Hamburgo en juego, Federer se impuso al español e incluso se permitió el lujo de endosarle un set en blanco (6-0). Está por ver si Nadal iguala al mítico Björn Borg y logra su tercera victoria consecutiva o, finalmente, se rinde a la recuperación física de número uno mundial. Por segundo año consecutivo, los cuadros masculino y femenino se han confeccionado con la ayuda de un ordenador y a Nadal le ha tocado en suerte en primera ronda el número 58 del mundo: Juan Martín Del Potro, argentino de 18 años y 1,95 metros de estatura.

Mientras en la pista se miden los mejores tenistas del circuito, en las gradas se hace vida social y se respira el ambiente de negocios. De hecho, el torneo cuenta con un nada desdeñable presupuesto de 118 millones de euros y tiene diez patrocinadores oficiales, entre ellos, Adidas, IBM, el clásico Perrier, Lacoste, Orange, FedEx o Peugeot. La promoción publicitaria está asegurada en un evento que el año pasado recibió a 447.000 personas en las dos pistas principales, Philippe Chatrier y Suzanne Lenglen.

Tal es el peso de la raqueta en París que se proyecta la ampliación del club, ubicado al oeste de la capital gala, pese a que este año ya se han distribuido 450.000 entradas, frente a las 388.000 que agotaron el papel en 1998. Tanta demanda también repercute en el incentivo a los tenistas, que se han incrementado un 40% desde 2000. El presupuesto en premios será este año de 15,2 millones (un 7,2% más que en 2006). Y, por primera vez, habrá paridad entre jugadores y jugadoras. Hasta ahora, sólo estaba igualado el premio para el vencedor masculino y su equivalente femenina. Este año todos los cheques, los de hombres y mujeres, lucirán las mismas cifras. Así, los ganadores recibirán un millón de euros y todo el que parta en la primera manga se llevará a casa 14.290 euros.

Arte y deporte en un mismo espacio

Si es aficionado al tenis y piensa pasar durante estos días por las gradas de Roland Garros no tire su entrada sin visitar el Tenniseum. Se trata de una ciudad en miniatura, abierta el año pasado, en la que se mezclan arte y deporte.

El acceso es gratuito y hasta el 20 de agosto los visitantes pueden disfrutar de Art Grand Slam de Paris, una serie de cuadros realizados por el artista gráfico eslovaco Juraj Kralik que tratan el tema de los lugares míticos de los cuatro torneos de Grand Slam: Roland Garros, Wimbledom, open de EE.UU y open de Australia. La mítica Martina Navratilova ha colaborado en la realización de la muestra.

El museo también dedicará espacio este año a una exposición sobre la artista de Nueva York Kate Shepherd, autora del cartel de la presente edición del torneo. Precisamente este último trabajo figurará entre los miles de artículos asociados a Roland Garros que se comercializan cada temporada. Además, las mejores fotografías de la edición 2006 harán las delicias de los apasionados de este deporte.