Valores a examen

La llegada de los fondos de autor

Hoy, jornada de reflexión, para evitar influir en el sentido de su voto, no voy a escribir de los riesgos que se ciernen sobre la bolsa española. Augurios con los que, inasequible al desaliento, les llevo planchando la oreja desde que comencé con esta colaboración.

Por el contrario, creo que puede resultar interesante reflexionar sobre la transformación que se está produciendo en la industria de fondos española con la aparición de los llamados fondos de autor. Creo que no ha hecho nada más que empezar. Este cambio, como siempre en esta industria, ha venido de la mano de una reforma legal. En este caso ha sido la que ha reglamentado los temibles hedge funds. Y los fondos de autor han sido una de las respuestas a la necesidad de desarrollar estrategias de retorno absoluto.

El mínimo común denominador de estos fondos es que tratan de obtener rentabilidades positivas en cualquier entorno de mercado con filosofías de inversión distintas y únicas. Y, por lo tanto, el riesgo de estos fondos deja de ser el tradicional del mercado en el que invierte y pasa a ser el del gestor.

Hasta ahora la gestión conocida como activa lo era a la hora de cobrar, y no a la de gestionar. Son pocos los fondos que se han apartado de su índice de referencia como revelan estudios recientes. Esto viene motivado porque diez entidades controlan el 90% del pastel y porque la cultura financiera media es baja. Así, las casas no han primado la calidad de la gestión, no tenían necesidad.

Los tiempos cambian y, a medida que el cliente es más exigente, la tendencia es imparable. En los próximos meses veremos a más gestores dando el salto a estructuras más pequeñas y a las casas grandes apostando por productos de mayor valor añadido. El nivel de compromiso e independencia que requiere este producto hace que sea complicado desarrollarlo desde una estructura grande, pero yo no puedo decir otra cosa. En todo caso, nos encontramos en un momento apasionante que redunda en beneficio del particípe: mejores productos, mayor competencia y más profesionalidad.

José Ramón Iturriaga. Gestor del fondo Okavango Delta de Abante.