Para invertir

Iberdrola rentabiliza las renovables

Sacará a Bolsa su filial de renovables, que, con un valor bursátil entre 18.000 y 20.000 millones de euros, se convertirá en la novena o décima empresa del Ibex.

Iberdrola anunció el pasado lunes que sacará a Bolsa Iberenova, su filial de energías renovables, y el mercado reaccionó con tres días de subidas consecutivas para el valor. La eléctrica cerró el viernes a 41,48 euros, con una revalorización en la semana del 1,44% y en el año del 25,24%, lo que la convierte en la sexta con mejor comportamiento del Ibex en 2007. La operación se materializará a través de una ampliación de capital que será ofrecida a diversos inversores, previsiblemente tanto institucionales como privados. Tras esta OPS, que se llevará a cabo en el último trimestre del año, el capital de Iberenova quedará en un 80% en manos de la eléctrica, mientras que el 20% restante estará repartido entre los nuevos accionistas.

Varios han sido los aspectos positivos que los analistas han encontrado en esta transacción, que había sido estudiada varias ocasiones por el grupo que preside Ignacio Sánchez Galán, pero que se decide ahora, cuando ya suman los activos de renovables de Iberdrola y Scottish Power. En conjunto configuran la primera eléctrica del mundo en ese área.

Más inversión

La operación da más recorrido a las acciones de la eléctrica

IBERDROLA 10,91 0,09%

Los expertos destacan que la ampliación de capital proporciona más capacidad para que la filial siga invirtiendo, pero sin incidir negativamente en la estructura financiera del grupo. 'La creación de una unidad de energías renovables para dar más visibilidad a esa actividad cuenta con lógica. Además, se hará sin ninguna presión a la baja sobre los ratings de la compañía', señala Enrique Soldevila, analista de BPI.

En esta línea, Manuel Palomo, del BBVA, destaca las ventajas de que Iberenova financie su desarrollo mediante la ampliación. 'Permitirá mostrar la autosuficiencia de la división para afrontar su crecimiento y posibilitará la puesta en valor del negocio de las renovables dentro de la utility', manifiesta.

La operación dará a Iberdrola unos ingresos de unos 4.000 millones de euros. Con la segregación se creará una empresa con una capitalización bursátil entre 18.000 y 20.000 millones, lo que la situará entre el noveno y el décimo puesto del Ibex, según las cifras actuales de los miembros del índice selectivo de la Bolsa española.

Pero. ¿esa buena opinión de los expertos se basa sólo en criterios bursátiles o, además, subyace la confianza en el futuro de las energías renovables? La visión más compartida es que se trata de una actividad con gran capacidad de generar beneficios, debido a las políticas energéticas de la mayor parte de los países desarrollados y algunos emergentes. Tendencia que se refleja en el creciente número de fondos de inversión y otros vehículos financieros que apuestan por entrar en ella. Por ello, en la medida que Iberdrola mejora sus posiciones en ese área, los bancos de negocios y las sociedades bursátiles añaden recorrido a sus acciones.

Esa apuesta es una de las claves que han llevado a Merrill Lynch a elevar el precio objetivo de la eléctrica a 44 euros, en jornadas previas al anuncio de la salida a Bolsa. En esta misma línea, Citigroup valora esas posiciones. 'Iberdrola se ha convertido en un líder global en renovables, con proyectos que con capacidad de crecimiento y de dar beneficios', añaden. Goldman Sachs recomienda comprar para las acciones de la eléctrica.

La operación Iberenova se ha hecho pública unos días antes de la aprobación este viernes por el consejo de ministros del decreto que regulará la retribución de esos activos. Ha sido un proceso largo y controvertido, en el que en algunas etapas las empresas han acusado al Gobierno de reducir en exceso la rentabilidad y de poner en peligro los proyectos futuros. Después de la polémica, el resultado final no es tan negativo. El decreto garantiza una rentabilidad de entre el 5% y el 9% a las instalaciones, lejos de las anteriores que llegaron a superar el 16%, pero que no impedirá el desarrollo de proyectos.

Pero además Iberdrola cuenta con una ventaja. Y es que una parte muy importante de sus programa de desarrollo de centrales eólicas, casi el 50%, se hará en Estados Unidos, lo que equivale a unos 20.000 megavatios. Por las posibilidades comerciales y las ventajas fiscales que ese país concede, es otro factor bien considerado por los expertos.

Pese a la importancia que se da al proyecto eólico, la acción de Iberdrola está muy marcada por otros aspectos, como se indica desde Goldman Sachs. El banco incide en el proceso de fusiones y adquisiciones que afecta al sector. Desde Deutsche Bank,se destaca que la estrategia de Sánchez Galán, incluida la elegida para Iberenova, tiene un componente defensivo.

Por otro lado, las acciones de compañía han recibido una mejora en la recomendación que de ING de 'mantener' a 'comprar'; en este caso por el impacto positivo de la integración de Scottish Power.

Las renovables empujan a Acciona

El comportamiento de Acciona en Bolsa esta semana se puede calificar de espectacular, con un rebote del 6,6%. Los expertos atribuyen esta subida, en gran parte, a los posibles planes de la constructora para su negocio de renovables.

En esta línea, los analistas de Urquijo manifiestan que 'son muchas las casas de valores que apuntan ya a precios objetivos por encima de los 200 euros, basándonse fundamentalmente en su división de renovables, que podría sacar a Bolsa'. Acciona cerró el viernes a 192,05 euros, con una subida en el año del 36,11%.

No obstante, otros medios estiman que la familia Entrecanales podría esperar al fin de la opa a Endesa para reordenar ese área. Con independencia de cuando se aborde la operación, la apuesta de la constructora por renovables no se discute.

También Fersa y Eolia son dos proyecto en esa misma línea. La segunda es propiedad del fondo N+1, que ha dado mandato a Citigroup para que prepare la colocación de las acciones.

Los precedentes se encuentra en Electricité de France (EDF), que creó Energies Nouvelles a finales del pasado año. EDF obtuvo unos ingresos de 525 millones de euros por la venta del 20% de su filial, que ha tenido un buen comportamiento en Bolsa, con una revalorización superior al 25%.Por el contraio, EDP ha anunciado que retrasa la salida a Bolsa de sus renovables hasta 2008.