Textil

Dogi vuelve a reducir la plantilla en 160 trabajadores y la producción, un 30%

Dogi ha planteado una segunda reducción de plantilla en los últimos seis meses para redimensionar el proyecto de construcción de la nueva fábrica que prevé construir en El Masnou (Barcelona). La empresa fabricante de tejidos elásticos ya aprobó en los primeros meses del año un expediente de regulación de 99 trabajadores, recorte al que seguirá ahora una disminución mayor de otros 160 empleados.

El coste de la medida se situará sobre los 4,5 millones de euros, a los que habrá que añadir los 3,5 millones del expediente aprobado. El nuevo consejero delegado de Dogi, Karel Schröder, explicó tras la junta de accionistas celebrada ayer que la compañía presentará el 14 de junio un nuevo plan de reestructuración para eliminar la producción de las gamas no rentables 'con un estudio cliente a cliente', lo que supondrá una reducción del 30% de la producción, que conllevará el mencionado recorte de plantilla, que finalmente se situará en 300 personas, contando las instalaciones de El Masnou, la segunda planta de acabados de Cardedeu y el almacén de Parets (Barcelona). Schröder afirmó que 'no se trata de perder clientes, lo único que queremos es servir los pedidos que nos encargan en España y que no son rentables desde las otras plantas' ubicadas en países emergentes. Dogi mantiene centros de producción en China, Tailandia y Filipinas.

En cualquier caso, Dogi mantiene su plan para construir una nueva factoría que sustituya la histórica planta en el mismo municipio de El Masnou, pero pretende dimensionar la capacidad a la realidad del mercado español, traspasando producción de las gamas de menor valor añadido a las factorías ubicadas en el extranjero. La compañía, que ha adquirido recientemente el grupo norteamericano EFA, registró unas pérdidas de 3,12 millones en el primer trimestre. La junta aprobó la reducción de los miembros del consejo de administración de 12 a 10.