Automoción

Seat invertirá casi 200 millones en Martorell para fabricar su nueva berlina

El presidente de Seat, Erich Schmitt, ha anunciado hoy que invertirá casi 200 millones de euros en su principal fábrica, que se encuentra en Martorell (Barcelona), para fabricar su nueva berlina, un vehículo que contará también con una versión familiar y que la compañía prevé empezar a comercializar a mediados de 2009.

Schmitt ha avanzado asimismo que la filial de Volkswagen fabricará un nuevo todoterreno tras finalizar la producción de la citada berlina, más allá de 2009.

De este modo, el grupo automovilístico aumentará su actual gama de productos y estima elevar su rentabilidad económica, manteniendo el objetivo de obtener un beneficio operativo en el año 2008.

Estos nuevos modelos permitirán optimizar la utilización de la capacidad instalada en la planta de Seat, ya que se esperan alcanzar producciones de entre 480.000 y 500.000 unidades al año a partir de 2008 o 2009, frente a las 408.318 del ejercicio pasado.

De la berlina, que requerirá de la instalación de una nueva línea de montaje en Martorell, se fabricarán unas 50.000 unidades al año, que se sumarán a las 15.000 de la variante todoterreno del Altea XL -que se empezará a vender este verano- y al lanzamiento del nuevo Ibiza, previsto para finales de 2008. Schmitt ha prometido inversiones anuales de unos 450 millones de euros en la próxima década y ha pedido a la plantilla del grupo, compuesta por unas 16.000 personas, que confíe en que "se va a seguir invirtiendo en la planta y aumentando las capacidades de producción".

'Hemos hecho los deberes'

Así lo cree al menos el presidente de Seat, que ha utilizado esta frase en referencia al plan de reducción de plantilla, que preveía la salida a través de medidas voluntarias de unos 1.600 trabajadores hasta finales de 2009. Según fuentes próximas a Seat, unos 1.770 empleados han pedido dejar la compañía a través de prejubilaciones, bajas incentivadas, excedencias y años sabáticos, y los primeros abandonarán sus puestos de trabajo en junio.

En principio no se aceptarán algunas solicitudes, sobre todo de personal ajeno al convenio colectivo, es decir, de directivos de la compañía, y de sociedades de distribución y comercialización como Catalunya Motor, ya que no se dispone de la partida presupuestaria para ello y se está a la espera de obtener recursos adicionales.

Schmitt, que ha vaticinado que algunos aspirantes no abandonarán finalmente la compañía, ha destacado la complejidad de este proceso porque en algunos casos se tendrá que formar a personal para sustituir algunas de las bajas, y ha avanzado que unos 600 empleados causarán baja en el grupo antes de finales de año.

Entre los logros obtenidos en los últimos meses, Schmitt ha citado la reducción de existencias y la consolidación de la base "para generar confianza de cara al futuro". Sin embargo, para aumentar las cifras de fabricación de vehículos tras el ajuste de plantilla, Seat tendrá que mejorar su productividad en un 30 o 35% -ha dicho Schmitt-, sobre todo con un incremento de la flexibilidad laboral y un cambio en la estructura de los proveedores.

Un futuro coche 'de bajo coste'

En cuanto a los planes a largo plazo, el presidente de Seat ha avanzado que la marca podría comercializar un coche de bajo coste con un estilo "mediterráneo" a partir de una base que la matriz desarrollará en un plazo de tres o cuatro años, al tiempo que se renovará el modelo Alhambra.

En cuanto a la posibilidad de exportar coches a China, Schmitt ha reconocido que "va a ser muy difícil" competir con las marcas autóctonas.