Confirmación

El INE ratifica que el PIB creció un 4% en el primer trimestre

La economía española continúa con su buena marcha. En el primer trimestre, el producto interior bruto creció un 4% en tasa interanual, según el dato avanzado del INE. Los analistas creen que España crecerá en el conjunto del año entre tres y cinco décimas menos que en 2006 por la desaceleración del consumo privado y de la construcción.

El INE ratifica que el PIB creció un 4% en el primer trimestre
El INE ratifica que el PIB creció un 4% en el primer trimestre

El dato adelantado muestra un perfil de crecimiento de la economía española, 'con una aportación del sector exterior y de la demanda nacional similar a las del trimestre anterior', según la nota de Estadística. El PIB del primer trimestre repite la tasa anual del 4% que alcanzase en el último trimestre del año pasado. Sin embargo, en términos trimestrales, el primero de 2007 ha rebajado el dinamismo al crecer al 1,0% cuando el cuarto trimestre de 2006 lo hizo al 1,2%.

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, que fue el miembro del Gobierno encargado de valorar el dato adelantado, calificó la evolución económica de 'extraordinaria' y destacó que no hay un dato de crecimiento interanual similar desde hace siete años. Caldera recordó que supone un crecimiento 'ininterrumpido' durante trece trimestres.

Los analistas consultados por Cinco Días matizan el optimismo y apuntan una ligera desaceleración del ritmo de crecimiento para los próximos meses con motivo de un aterrizaje suave del sector de la construcción y el parón del consumo privado, como consecuencia de las subidas de tipos de interés.

La subida de tipos supondrá una rebaja en el crecimiento del consumo privado

Para Gregorio Izquierdo, director del servicio de estudios del Instituto de Estudios Económicos, 'el dato adelantado del PIB parece confirmar que se ha tocado techo en el actual ciclo. Esto hace pronosticar que el crecimiento del PIB a final de año será menor que el de ahora'. A su juicio, la economía cerrará este ejercicio al 3,5% por el alza de los tipos de interés, la bajada del consumo privado y la construcción. Esta rebaja coincide con los últimos pronósticos manejados por el Gobierno e instituciones públicas como el FMI o la Comisión europea que cifran en un 3,7% el crecimiento del PIB español para el conjunto de este año.

Izquierdo apunta que uno de los grandes problemas de la economía española es el modelo de crecimiento, muy basado en la demanda interna, la cual se ha visto afectada por la subida de tipos. En su opinión, el sector exterior debería recoger el testigo de la demanda interna, pero no puede por el alto déficit que acumula. 'Desde el Gobierno se deberían desarrollar políticas que fomentaran la inversión en capital físico e I+D, que serviría para mejorar los índices de productividad', señala.

Consumo privado al 3%

José Luis Martínez Campuzano, economista de Citigroup, augura que la economía aumentará un 3,7% este año. 'El PIB crecerá menos por el descenso del consumo privado, que bajará del 3,6% al 3%, y por el aterrizaje suave de la construcción residencial, que se compensará con la civil y comercial', dice Campuzano, que matiza: 'La clave va a estar en la mejora de la productividad a través de la inversión empresarial. Está creciendo con mucha fuerza en sectores como el manufacturero, con incrementos del 5%, a pesar de tener una creación de empleo nulo'.

Martínez Campuzano cree que el principal problema es un modelo de crecimiento muy sesgado, en el dominan servicios y construcción, muy intensivos en mano de obra y poco en productividad.

En este punto, Izquierdo agrega que el fuerte crecimiento en la contratación de mano de obra barata ha tenido dos efectos: el positivo, por el crecimiento del PIB, y el negativo, por el descenso de la renta per capita.

Este escenario coincide con el del Banco de España de hace dos semanas que estableció en un 3% el incremento del PIB para 2008, por la previsible desaceleración del sector de la construcción residencial y del consumo privado. En su informe, la entidad supervisora destacaba dos aspectos que están afectando a la economía: la aportación negativa del sector exterior, que resta 0,9 décimas de crecimiento al PIB en términos anuales, y los pocos avances en productividad del trabajo (relación entre la unidad de producción y el número de trabajadores), que en 2006 tan sólo fue del 0,8%.

Dificultades para cambiar el modelo

Las previsiones de Carlos Maravall, responsable de análisis macroeconómico de Analistas Financieros Internacionales (AFI), apuntan también hacia una desaceleración de la economía española y cifra el crecimiento en un 3,7% para 2007 y un 3,5% en 2008. 'El menor crecimiento se producirá por la bajada del consumo privado y de la construcción', señala. En el otro lado, Maravall destaca el fuerte ritmo de crecimiento de la inversión en bienes de equipo, 'que se ha mantenido a lo largo del año en torno al 9%, lo que le sitúa por encima de la media de los últimos siete años', y ha servido también para mejorar la aportación de este subsector al comercio exterior español.

'Nuestra previsión es que se produzca una desaceleración progresiva y lenta en el sector de la construcción', señala. A pesar de ello apunta las dificultades para cambiar el modelo de crecimiento, muy dependiente del sector servicios y la construcción (que supuso algo más del 11% del PIB en 2006), 'puesto que los sectores que deben tomar el testigo son muy pequeños de tamaño y no serán capaces a corto ni medio plazo de sustituir la aportación de la construcción'.