Reorganización

La familia de Luis Batalla engloba todo su grupo empresarial en el holding Obinesa

Reorganización empresarial para presentar una nueva imagen. La familia de Luis Batalla ha decidido agrupar todo su negocio en un nuevo holding. Obinesa, nombre con el que han bautizado a la sociedad, concentrará todas las participaciones empresariales que tiene la familia, en concreto todo el grupo constructor Lubasa, la azulejera Saloni y un grupo de concesionarios de automóviles situados fundamentalmente en la provincia de Castellón.

Esta medida se une a otras tomadas por la segunda generación de la familia tras la retirada de Luis Batalla, el fundador de la compañía. Batalla optó por dejar la presidencia después de aceptar una condena de dos años de cárcel -que no tuvo que cumplir- y una multa de 4,4 millones de euros por un fraude a la Agencia Tributaria. La condena impedía que Lubasa se pudiera presentar a concursos públicos, una de sus líneas de actividad, mientras Luis Batalla fuera su administrador.

La compañía explicó ayer en un comunicado que con la nueva estructura 'se clarifica al máximo su estructura societaria' y le aportará mayor trasparencia.

El nuevo holding, que estará presidido por Luis Enrique Batalla, a su vez consejero delegado de Saloni, agrupa en total a 15 sociedades, con una facturación consolidada de 891 millones de euros en el ejercicio de 2006. Cuenta con 3.600 empleados y tiene actividad en España, Portugal, Francia, Italia, Inglaterra, Polonia, China y Estados Unidos, aunque la red de distribución se extiende por más de 100 países.

La promotora Lubasa es la cabecera del grupo, con una facturación de 612 millones de euros el año pasado, cuando creció un 29% respecto al ejercicio anterior. La compañía ya tomó la decisión de extender su actividad más allá de la obra pública y de la promoción de viviendas, dos de los sectores más polémicos en la Comunidad Valenciana, como medida para ofrecer su nueva imagen. Igualmente Lubasa optó por iniciar un proceso de expansión internacional, con la compra de varios solares en Polonia, donde ha iniciado la promoción de viviendas. Las concesiones son otra de las vías de futuro de la compañía.

Azulejos y concesionarios de coches

Cerámica Saloni es otro de los negocios de la familia Batalla. Con una facturación consolidada en 2006 de 137 millones de euros y una producción anual de 12 millones de metros cuadrados, ha sido una de las azulejeras que se ha lanzado a crear una red de tiendas propias.

La tercera pata del negocio de los Batalla son los concesionarios de automóviles. En 1982 empezaron con Opel, a la que se sumaron posteriormente Saab, Mercedes Benz, Toyota, Smart y Honda, todos en la provincia de Castellón. El año pasado, comercializó 6.600 coches, el 20% de las matriculaciones de turismos de la provincia, con una facturación de 142 millones de euros.