Abandono

El final del laborismo de Blair

El primer ministro británico anuncia de forma oficial que dejará el cargo el próximo 27 de junio tras diez años de gobierno.

El primer ministro británico, Tony Blair, puso ayer fecha (el 27 de julio) para su salida del número 10 de Downing Street tras diez años de gobierno. Atrás queda una de las etapas de mayor expansión de la economía británica, que ha quedado ensombrecida por el apoyo británico a la guerra de Irak y por los escándalos internos de corrupción. Blair cederá el testigo a su ministro de Economía, Gordon Brown, quién con toda probabilidad presentará esta semana su candidatura y abrirá un nuevo proceso electoral en el partido laborista.

A pesar de que esa década se ha caracterizado por un crecimiento económico sin precedentes (el producto interior bruto ha encadenado 59 trimestres consecutivos en positivo y la inflación se ha mantenido en niveles no vistos desde 1949), Blair se despidió ayer pidiendo disculpas. 'Con la mano en el corazón, les juro que hice lo que pensé que era correcto', aseguró.

La política agresiva de privatizaciones de servicios, los escándalos de corrupción y tráfico de influencias, en menor medida, así como la participación del Reino Unido en la Guerra de Irak, han dinamitado la popularidad de Blair, que se ha visto forzado a dejar su cargo con dos años de antelación a pesar de los logros en materia económica. Unos resultados que algunos economistas menosprecian y achacan a la decisión adoptada en 1997 de proclamar la independencia del Banco de Inglaterra, que a partir de ese momento pudo establecer las tasas de interés sin interferencia del gobierno.

Sin embargo, Blair no quiso despedirse sin alabar sus logros: 'Desde 1945 solo hay un gobierno que haya conseguido más trabajo, menos paro, reducir la criminalidad, incrementar las prestaciones sanitarias y educativas y un crecimiento económico tan alto'.

A ese balance, Blair añade otras decisiones no exentas de polémica en el plano internacional. Desde Bruselas le reprochan su desidia para convocar un referéndum para la inclusión del Reino Unido en la Unión Económica Europea, aunque son conscientes de que este rechazo se ha visto fortalecido por el crecimiento continuado del Reino Unido desde 1997. Así lo ha dejado entrever el Comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, quién apuntó recientemente que la entrada en la unión económica coincidirá con la próxima crisis económica en el Reino Unido.

El primer ministro británico también se mostró duro en las negociaciones del cheque británico, un mecanismo de compensación negociado por Margaret Thatcher en 1984 por el escaso beneficio que obtenían de los fondos comunitarios para Agricultura, y que la UE ha intentado recortar al considerar que al alto nivel de renta del Reino Unido no le correspondía recibir dinero a través del cheque. Blair se anotó otro éxito al conseguir que el cheque quedará congelado.

En política exterior, Blair defendió a Francia y Alemania en su lucha contra el pacto de estabilidad (que establece sanciones para aquellos cuyo déficit supere el 3% del PIB) y ha sido uno de los grandes defensores del ingreso de Turquía en la UE. En la última presidencia británica, durante el segundo semestre de 2005, Blair fue el primero en incluir la política energética y la inmigración en la agenda comunitaria.

Gordon Brown, el sucesor

El actual ministro de Economía, Gordon Brown, es el favorito para suceder a Tony Blair como inquilino del número 10 de Downing Street, la residencia del primer ministro. De hecho, la casa de Brown está pared con pared con la casa del primer ministro y en su favor destaca el hecho de que ha sido colaborador íntimo de Blair en la creación de un nuevo laborismo que fue capaz de alzarse al Gobierno en 1997, tras 18 años en la oposición.

Lo más seguro es que Brown presente su candidatura en los próximos días, para lo que necesitará el apoyo de 45 diputados laboristas, con lo que se convertirá en el candidato laborista que disputará las elecciones de mayo de 2010, con el candidato conservador, David Cameron.

Euroescéptico confeso (no acude en muchas ocasiones a las reuniones del Ecofin al considerarlas innecesarias), el ideario político de Brown difiere en bastantes puntos del de Blair. En su relación con Estados Unidos, apuesta por mantener la relación amistosa, aunque no quiere convertirse en esclavo de las decisiones de Washington.

El aumento del gasto social es otra de sus prioridades, en especial en educación, donde quiere que el gasto por alumno de las escuelas públicas (8.100 euros) sea igual al de las escuelas públicas (11.750 euros), y en sanidad, donde apuesta por la privatización, tanto en la gestión como en la prestación de bienes y servicios. Asimismo apuesta por la independencia de los servicios públicos en la toma de decisiones, tal y como ocurre con el Banco de Inglaterra.

Una década de claroscuros

Los diez años de gobierno laborista han sido espectadores de grandes éxitos y fracasos en lo político, lo económico y lo social. Entre ellos destacan el apoyo a Estados Unidos para la guerra de Irak, el acuerdo de paz con Irlanda del Norte o los escándalos financieros que obligaron a dimitir a varios miembros del Gobierno.

¦bull; 2 de mayo de 1997. Blair vence en las elecciones generales con una mayoría de 179 diputados, convirtiéndose en el primer ministro más joven de la historia del Reino Unido.

¦bull; 10 de abril de 1998. Los principales partidos de Irlanda del Norte y los gobiernos británico e irlandés firman el acuerdo de paz del Viernes Santo.

¦bull; 24 de enero de 2001. Peter Mandelson dimite como ministro por supuesto tráfico de influencias en la concesión del pasaporte británico a unos empresarios indios.

¦bull; 8 de junio de 2001. Blair es elegido por segunda legislatura consecutiva, con una mayoría de 167 diputados.

¦bull; 16 de febrero de 2003. Un millón de personas, la manifestación más multitudinaria desde la II Guerra Mundial, sale a la calle para protestar por el apoyo a la invasión de Irak.

¦bull; 9 de junio de 2003. El ministro de Economía, Gordon Brown, anuncia que el Reino Unido no adoptará la moneda única europea.

¦bull; 5 de mayo de 2005. Tony Blair logra un histórico tercer mandato, aunque esta vez con mayoría reducida.

¦bull; 6 de julio de 2005. Londres es víctima de una cadena de atentados, reivindicados por Al Quaeda, en el que mueren 52 personas y resultan heridas otras 700.

¦bull; 29 de marzo de 2007. El reverendo Ian Pasley, líder de los unionistas, y el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, acuerdan la formación de un gobierno en Irlanda del Norte.