Banca

ABN recurre al Supremo el fallo de bloquear la venta de Lasalle

Santander y sus socios tienen preparada ya su opa hostil sobre ABN Amro para lanzarla antes de que el holandés convoque junta para decidir sobre la venta de Lasalle. Los implicados en la operación han explicado al ministro de Finanzas su proyecto. ABN, a la vez, recurrirá al Supremo el fallo del juez de congelar la enajenación de Lasalle.

El mercado británico apostaba ayer por que el consorcio formado por Santander, Royal Bank y Fortis lanzase en breve una opa hostil sobre el 100% del capital de ABN Amro, una vez que éste rechazó su oferta por Lasalle el 6 de mayo.

Esta opa sería presentada antes de que se celebre la junta de accionistas extraordinaria de la entidad holandesa, en la que los inversores del banco decidirán sobre la venta de Lasalle, por quien pujan, además del trío bancario, el estadounidense Bank of América.

Royal, Santander y Fortis presentaron una oferta de 18.000 millones de euros (24.500 millones de dólares) por Lasalle, una cifra que supera los 21.000 millones de dólares (15.500 millones de euros) de Bank of America.

Santander y Royal tienen lista su opa hostil, que pueden lanzar antes de que ABN convoque junta

Pese a ser más elevada, el proyecto fue rechazado por el consejo de ABN al considerar que creaba 'incertidumbres y riesgos' al estar condicionado a que comprasen la totalidad del grupo holandés.

ABN criticaba que el consorcio no aclaraba en su oferta las garantías con las que contaba para financiar la operación. Tampoco definen, según las mismas fuentes, como se segregaría ABN Amro si finalmente lo adquiere el consorcio.

Aunque el grupo holandés rechazó esta oferta, si tuvo que ceder días después al fallo de la Cámara Mercantil de los tribunales de Ámsterdam del pasado 3 de mayo. Este organismo congeló la venta de su filial estadounidense a la espera de que los inversores votasen qué opción prefieren.

El lunes, 7 de mayo, ABN Amro comunicó a los reguladores su intención de convocar junta extraordinaria de accionistas para que sean éstos los que decidan sobre la venta de Lasalle.

La fecha de dicha reunión no ha sido fijada aún. Varios periódicos británicos aseguraban ayer que este acto se celebrará en junio.

ABN Amro sorprendió ayer también con otro comunicado. Anunciaba que apelará al Tribunal Supremo holandés el fallo de la Cámara Mercantil.

'ABN Amro considera que presentar una apelación sirve a los intereses de la compañía y de sus accionistas', señaló la entidad. Además, 'está apelación es exigida según el contrato con Bank of America', concluye ABN.

Varios periódicos británicos, como The Times, aseguraban el miércoles, citando fuentes cercanas a la operación, que la intención del primer banco holandés, al afirmar el lunes que acudiría a sus accionistas para que se pronunciasen cual es la mejor oferta por Lasalle eran una invitación abierta para evitar que sea la cúpula del grupo la que tome la decisión.

Desde que ABN Amro anunció la posible convocatoria de una junta extraordinaria, el mercado esperaba que Royal Bank, Santander y Fortis se adelantasen a lanzar una opa hostil por el grupo holandés.

Las condiciones serían las mismas que las comunicadas el pasado 25 de abril. Pagarían 39 euros por acción, lo que supone valorar ABN Amro en 72.300 millones de euros.

El mercado británico era el más activo en difundir este mensaje. En Reino Unido está la sede de Royal Bank y de Barclays. Este último tiene firmado desde el pasado 23 de abril un acuerdo de fusión con el consejo de ABN Amro, que el grupo holandés defiende pese a la oferta del consorcio.

En cualquier caso, la ruptura del banco holandés ha destapado muchos pretendientes. Ayer, Itaú, el banco brasileño, aseguró que esperará 'al momento oportuno' si se diera la opción para hacer una oferta por el Real, en el que está interesado el Santander.

Todos los implicados en la compra de ABN están manteniendo reuniones en estos días con el ministro de Finanzas holandés, Wouter Bos. La intención es clarificar todas las dudas sobre la oferta del consorcio.

Un sindicato calcula en 34.000 los despidos si gana Royal y Santander

El sindicato holandés De Unie advirtió ayer que la compra de ABN Amro por parte del consorcio formado por Santander, Royal Bank of Scotland (RBS) y Fortis causará la supresión de unos 34.000 empleos a escala mundial, lo que representa un tercio de la plantilla del banco holandés. La cifra también es superior a los 10.800 recortes de puestos de trabajo anunciados en el acuerdo de fusión de ABN con el británico Barclays.

El sindicato, que asegura tener gran número de afiliados en el sector bancario, especificó que, si prospera la oferta del consorcio, tan sólo en Holanda se eliminarán unos 11.000 empleos, especialmente por la superposición con Fortis, directo competidor de ABN en los Países Bajos, informó la agencia holandesa ANP.

En su anuncio de fusión del pasado 23 de abril, ABN y Barclays comunicaron que su alianza supondría la supresión de 12.800 empleos y la deslocalización de otros 10.800 puestos de trabajo.

Los temores por un recorte masivo de puestos de trabajo no se circunscriben exclusivamente a Europa. Tras concretarse el interés de Santander y sus socios por ABN, un sindicato bancario de Brasil ya comenzó a reclamar el mantenimiento de empleos. El grupo presidido por Emilio Botín cuenta en este mercado con Banespa. La fusión de este banco con Real, la filial de ABN en el país sudamericano, crearía la segunda entidad brasileña.

La dirección de Real ABN aseguró a los representantes de los trabajadores que 'no hay expectativas de despidos'. Sin embargo, el sindicato calcula que si se vende Real y se fusiona con otro gran banco brasileño los despidos pueden ascender a una cifra de entre 23.000 y 31.000, lo que dejaría cortas las previsiones del sindicato holandés.