Aerolíneas

Ryanair y Easyjet avivan la guerra de precios

La ocupación de los aviones flojea y la solución no se ha hecho esperar: bajar los precios, aunque sea de forma puntual. Así lo han planteado las dos mayores aerolíneas de bajo coste europeas, Ryanair y Easyjet, que han decidido lanzar una ofensiva de promociones en las tarifas. Se avecina una guerra de precios.

Será en los próximos meses y la batalla se presenta ardua. Ryanair, primera aerolínea de vuelos económicos de Europa, y Easyjet, la segunda, han anunciado sendas ofertas de precios para sus vuelos, después de advertir que el nivel de ocupación de sus aviones ha caído recientemente.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, anunció en una rueda de prensa celebrada en la Cámara de Comercio de Londres que desde ayer y hasta finales de septiembre pondrá a la venta 10 millones de asientos a 10, 15 y 20 libras (unos 15, 22 y 29 euros, respectivamente), una promoción que costará a la aerolínea un millón de libras (1,47 millones de euros). 'Los billetes serán virtualmente gratis', dijo O'Leary, a lo que añadió que 'todo lo que los pasajeros pagarán son las tasas de Gordon Brown', en referencia a las 10 libras que el ministro británico de Finanzas impuso el pasado febrero a los vuelos de corto recorrido que salen de los aeropuertos del Reino Unido.

No fue la única en ofrecer rebajas de precios. La principal rival de Ryanair, Easyjet, anunció más recortes: 'las tarifas bajas sustentan nuestro crecimiento y en el segunda mitad del ejercicio a partir de marzo hemos reducido muchas de nuestras tarifas principales y hemos aumentado nuestra actividad promocional', aseguró en una nota Andy Harrison, consejero delegado de Easyjet, tras presentar los resultados del semestre.

Con estos recortes, señaló Harrison, la aerolínea pretende 'mantener altos niveles de ocupación en unas condiciones de mercado más débiles', agregó.

Todo ello se hizo público en un entorno de menor ocupación de los aviones, debido a los incrementos de flota. Easyjet anunció el martes una reducción de sus niveles de ocupación del 86,4% al 83,1% en abril, con un aumento previsto de la capacidad del 15% en su ejercicio, según Bloomberg. A la misma circunstancia (menor ocupación) se enfrenta su rival Ryanair, que la semana pasada señaló que la ocupación en abril se redujo dos puntos porcentuales, hasta el 83%, también mayor capacidad.

Easyjet anunció ayer una pérdida neta de 12,7 millones de libras (18,6 millones de euros) en el primer semestre de su ejercicio fiscal -con cierre a 31 de marzo-, lo que supone una reducción del 56% con respecto al resultado negativo del mismo periodo del ejercicio anterior, debido al descenso de costes, exceptuando la partida del combustible. La low cost británica afrontó costes por combustible de 185,9 millones de libras (273,2 millones de euros) entre octubre y marzo, lo que supone un incremento del 12%.

Asimismo, Ryanair se comprometió a reembolsar, durante el próximo mes, a los pasajeros que encuentren vuelos más baratos que los que ofrece la aerolínea irlandesa, el doble de la diferencia entre ambas tarifas.

Ryanair fue más allá en su promoción y se comprometió a reembolsar, durante el próximo mes, a los pasajeros que encuentren vuelos más baratos que los que ofrece la irlandesa, el doble de la diferencia entre ambas tarifas 'No esperamos pagar demasiado porque garantizamos los precios más bajos desde Londres', señaló O'Leary.

¿Hay bastantes plazas a los precios anunciados?

Una de las críticas más habituales a las aerolíneas de bajo coste es la dificultad que afrontan los usuarios para encontrar plazas a los precios anunciados en determinados vuelos, especialmente los más demandados, o en ciertas fechas de mayor tráfico de viajeros. Además, reprochan que, en muchos casos la publicidad es engañosa, dado que las tarifas publicitadas no incluyen ni los gastos de gestión ni las tasas, partidas que incrementan notablemente el precio final del billete adquirido. Las aerolíneas rechazan estos reparos.

Para hacer frente a algunas críticas, el consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, anunció ayer que la aerolínea incluirá en el precio de todos sus vuelos las tasas aeroportuarias.

La decisión llega después de las críticas a las tarifas aéreas hechas por el Consejo de Usuarios del Transporte Aéreo (AUC), que alertó de la confusión que provoca que algunas aerolíneas, como Virgin o Easyjet, publiquen el precio total de sus vuelos, mientras otras no incluyan las tasas en su tarifa inicial, según informa Efe.

Las aerolíneas de bajo coste, encabezadas por Ryanair y sus competidores Easyjet Plc y Air Berlin, representan cerca de una cuarta parte del mercado de viajes aéreos de Europa, cinco veces lo que en 2000.

En España, la actividad de las low cost es aún mayor. Las aerolíneas de bajo coste trajeron a España 1,5 millones de turistas en marzo, un 25,9% más, según el estudio publicado por el Instituto de Estudios Turísticos (IET). El tráfico de bajo coste representó un 35,1% de las llegadas por vía aérea, que sumaron 4,4 millones de pasajeros. Esta cifra contrasta con el crecimiento del tráfico de pasajeros en aerolíneas tradicionales, que fue del 6,5%, con 2,84 millones de usuarios.