Urbanismo sostenible

El Congreso aprueba la ley de suelo con el apoyo de todos los grupos menos el PP

El pleno del Congreso ratificó hoy las enmiendas introducidas en el proyecto de ley de suelo a su paso por el Senado, de forma que el texto definitivo queda listo para su entrada en vigor el próximo 1 de julio, coincidiendo con la constitución de los ejecutivos de autonómicos y locales resultantes de las elecciones del 27 de mayo.

El PP, que mantuvo su oposición frontal al conjunto de la ley, se abstuvo en la mayor parte de las enmiendas votadas, e incluso apoyó un paquete de enmiendas transaccionadas.

La ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, declaró a la salida del hemiciclo que la Ley de Suelo es una norma ¢para todos los ciudadanos, no sólo para los propietarios¢, y también ¢para los nuevos alcaldes¢. Por otro lado, defendió la dimensión ¢social y ambiental¢ de la ley ¢aunque tenga una parte económica¢, frente a la ley vigente, que consideraba el suelo, según dijo, ¢únicamente como un bien patrimonial¢. Asimismo, destacó el amplio consenso parlamentario y social con el que se ha aprobado el texto.

"Con los instrumentos de esta ley tenemos que frenar una espiral de precios desorbitados de la vivienda, cuando ya empezamos a ver cómo se ralentiza su crecimiento", ha declarado el presidente que ha asegurado que "del éxito de esta ley depende el cumplimiento del mandato constitucional de ofrecer una vivienda digna a los ciudadanos".

Frenar la corrupción

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmaba esta mañana en el Congreso que la nueva ley de está llamada a frenar la corrupción urbanística, contra la que luchará "radicalmente", y a acabar con una etapa en la que el precio de la vivienda ha crecido de manera desorbitada. Zapatero añadió que la Ley permitirá asimismo revertir una etapa de decrecimiento de la vivienda protegida, concluir con la anomalía de la gran cantidad de viviendas desocupadas, preservar el patrimonio paisajístico y medioambiental, y plantar cara a la corrupción y a la especulación.

En este sentido, destacó que serán los ayuntamientos los que tengan un "papel fundamental" en la aplicación de esta norma, que entrará en vigor el 1 de julio, cuando esté concluyendo el proceso de constitución de las corporaciones municipales que saldrán de las urnas el próximo 27 de mayo.

Las claves

Entre las medidas que incluye el nuevo texto, Zapatero destacó la obligación de reservar un 30% del suelo residencial para la construcción de vivienda protegida (VPO), "para que puedan acceder a ella las familias con rentas medias o bajas". En el plano medioambiental, hizo hincapié en la especial protección de la que gozarán los espacios naturales, "poniendo fin al principio del todo urbanizable, que acaba siendo la mayor tentación para la especulación y para las irregularidades urbanísticas".

A su juicio, la especulación también será desincentivada con el nuevo régimen de valoraciones del suelo, porque "ya no se valorarán expectativas, sino la situación real del suelo".

Además, la nueva Ley aportará mecanismos de transparencia y control, ya que "permitirá saber a quiénes benefician las decisiones que toman nuestros representantes en los ayuntamientos", al tiempo que promoverá la participación ciudadana en la elaboración de los planes urbanísticos municipales.

Rechazo del PP

Por su parte, el Grupo Popular volvió a mostrar un rechazo ¢total y frontal¢ al conjunto de de la ley aunque votó a favor de algunas enmiendas introducidas en el Senado, como las relativas a los límites de alteración de los espacios naturales protegidos o incluidos en la Red Natura 2000 y a las competencias autonómicas en la gestión de los patrimonios públicos de suelo.

El portavoz del PP, Pablo Matos, sostuvo que la única finalidad de la norma será ¢abaratar las expropiaciones y aniquilar el concepto de justiprecio¢, y calificó el nuevo sistema de valoración del suelo de ¢injusto¢. Asimismo, aseguró que la ley no acabará ni con la corrupción urbanística ni con la especulación al no contener medidas explícitas al respecto.