Nacionalización

El Gobierno de Morales y 12 petroleras firman los contratos acordados hace seis meses

Doce petroleras comenzaron a firmar hoy ante notario 44 contratos nuevos con el gobierno boliviano que preside Evo Morales, para ponerlos finalmente en vigor seis meses después de haber suscrito los originales y a un año y un día de la nacionalización de los hidrocarburos. El presidente de la petrolera hispano-argentina Repsol YPF, Luis García Sánchez, fue uno de los primeros en suscribir documentos con su colega de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Aruquipa.

En la prefectura (gobernación) de La Paz están también representantes de la brasileña Petrobras,

la franco-belga TotalFinaElf, British Gas y otras multinacionales, en un trámite que se calcula que terminará antes del mediodía. Después de las firmas, Aruquipa y los ejecutivos de las petroleras se trasladarán al Palacio Quemado, sede de la presidencia boliviana, para un acto de protocolo con Morales.

La tardanza en la entrada en vigor de los nuevos contratos se debió a una muy larga y traumática ratificación parlamentaria, que tuvo que repetirse este año por graves errores cometidos por subalternos de Morales en la primera ocasión, en noviembre pasado, entre otras incidencias de diverso tipo.

Esos errores, que incluyeron el envío al Congreso de documentos diferentes a los firmados en octubre con algunas petroleras, le costaron el cargo al anterior presidente de YPFB, Manuel Morales Olivera, tercero de los cuatro que ha tenido esa empresa en el año que lleva la nacionalización. En un mitin el martes para celebrar el aniversario de la nacionalización, que solo ha concretado en parte y que sus críticos califican de simple reforma tributaria, Morales replicó que tuvo que ser moderado, sin expulsar ni expropiar a petroleras, porque Bolivia necesita inversiones.