Tecnología

Siemens sube un 4,2% tras la dimisión de su presidente

El mercado celebró la marcha del presidente del consejo de supervisión de Siemens, Heinrich von Pierer, con un alza del 4,2%. El directivo anunció en la madrugada del viernes su dimisión, aunque no se responsabiliza del escándalo por pagos ilegales que envuelve al gigante alemán.

Mientras el Gobierno de coalición alemán apuesta por los mecanismos de autocontrol de las grandes empresas para evitar el fraude y la corrupción económica, el presidente del consejo de vigilancia de Siemens, Heinrich von Pierer, presentó su dimisión el jueves por la noche en Múnich por la enorme extensión de las prácticas ilegales del gigante industrial alemán.

Bajo la dirección de Von Pierer, Siemens creó un sistema financiero irregular que le permitió obtener importante contratos a cambio de pagos fraudulentos. De hecho, la fiscalía de Múnich ha constatado que la compañía germana gastó más de 420 millones en sobornos.

Von Pierer ocupó el cargo de consejero delegado entre 1992 y 2005, año en que pasó a presidir el consejo de vigilancia. Su marcha se produce sin que asuma ninguna responsabilidad personal en el escándalo. 'Espero que mi dimisión sirva para sacar nuestra empresa de los titulares y recuperar el sosiego', aseguró el que hasta ahora era considerado una de las figuras más prestigiosas del mundo empresarial alemán. 'El deber frente a la empresa y sus 400.000 empleados en todo el mundo pesa más que los intereses propios', reconoció.

Su sustituto será Gerhard Cromme, que también ocupa la presidencia del consejo de vigilancia de ThyssenKrupp y de la comisión gubernamental de buen gobierno Corporate Governance. El actual presidente ejecutivo de Siemens, Klaus Kleinfeld, siempre ha defendido a Von Pierer, reiterando que no conocían los fondos financieros secretos y que no sabían de los pagos 'excepto un par de casos aislados de los que fuimos informados a través de los informes habituales de nuestros juristas'. Pero Heinrich von Pierer se convirtió en el blanco de los expertos de buen gobierno por ser, como presidente del gremio de control, el máximo responsable de las investigaciones internas abiertas sobre un sistema de corrupción que se creó en el mismo periodo en el que él dirigía el consorcio. Siemens es una de las seis grandes empresas alemanas, la mayor del país por su valor de mercado y la sexta por volumen de negocio.

Entre los acusados también se encuentra el ex miembro de la junta directiva Heinz-Joachim Neubürger, hombre de confianza de Von Pierer. También ha tomado parte el poderoso sindicato metalúrgico IG Metall, que acusa a Siemens del pago de 34 millones al sindicato rival AUB.

Candidato a ministro

Von Pierer estuvo cerca de ocupar la cartera de Economía, ya que fue uno de los candidatos a los que la canciller Angela Merkel ofreció el cargo. El Ejecutivo estudia ahora la idoneidad de ligar los cargos de dirección y vigilancia de sus compañías.