Zona euro

El Eurogrupo se compromete al equilibrio fiscal en la zona en 2010

Los ministros de Economía de la zona euro han pactado lograr el equilibrio presupuestario (déficit cero) en cada uno de los países miembros, como muy tarde dentro de tres años.

El mastodóntico Ministerio de Finanzas alemán, uno de los pocos vestigios arquitectónicos de la época nazi en Berlín, sirvió de escenario el viernes para que los ministros de Economía de la zona euro (Eurogrupo) retomaran su olvidado objetivo de equilibrio fiscal, en compañía de Jean-Claude Trichet, presidente del BCE.

Los 13 países que comparten moneda se comprometieron en la capital alemana 'a aprovechar totalmente el actual crecimiento económico y los ingresos fiscales, mayores de lo esperado, para proseguir con una política presupuestaria saneada y evitar políticas procíclicas'.

El acuerdo, adoptado en una reunión informal bajo presidencia alemana, prevé que la mayoría de los miembros de la zona euro alcancen el equilibrio fiscal en 2008 ó 2009. 'Y todos, deben aspirar a conseguirlo en 2010 como muy tarde', remacha el texto pactado.

Hacía cuatro años que la zona euro no se marcaba ningún calendario concreto para lograr el llamado 'déficit cero', una obsesión que dominó la agenda de la Unión Monetaria cuando arrancó en 1999. Los ministros vuelven ahora a la casilla cero, con la renovada promesa de no desperdiciar un periodo de bonanza que auguran que continuará durante 2008. 'La otra vez cometimos un error no siendo suficientemente exigentes', recordó el vicepresidente del Gobierno Pedro Solbes. La experiencia puede repetirse porque el nuevo plazo permite que el Gobierno alemán se tome en un respiro en su agenda de consolidación fiscal.

Indiferencia

El optimismo económico que permite a los ministros renovar sus promesas de rigor fiscal también les hace afrontar con tranquilidad la imparable revalorización del euro frente al dólar. La divisa europea se aproxima ya a su récord de 2004 (1,366). 'No hay motivos para el pánico', zanjó el ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker. Sólo Francia está inquieta por la evolución del tipo de cambio.

Mientras tanto, Solbes avanzó que en 2008 el gasto público español volverá a crecer en torno al PIB nominal, como muestra de la contención del mismo.