Combustibles

Zabir permite fabricar su propio biodiésel a empresas de transporte

Sin olvidar su negocio principal, el transporte aéreo, la consultora Zabir ha entrado en el negocio de las energías renovables. Es la distribuidora exclusiva en España de una tecnología alemana que permite a las empresas fabricar su propio biodiésel.

Pequeño pero a buen paso. La consultora de transporte aéreo Zabir, creada en 2005 por Tomás Aranda, entró el año pasado en el negocio de las energías renovables 'por casualidad, gracias a unos conocidos', según explica su fundador. Sin embargo, la empresa pretende apuntalar su crecimiento apoyada en la energía solar y el biodiésel.

La consultora logró en 2006 ser el distribuidor exclusivo de la tecnología para producción de biodiésel de la empresa alemana Oekotec.

Zabir ofrece en España proyectos llave en mano de pequeñas plantas de fabricación de biocarburantes, orientadas para el consumo de flotas privadas de autobuses y camiones, para transportes de ayuntamientos de ciudades de tamaño medio y para cooperativas agrarias.

'Las flotas de autobuses logran un ahorro importante con este sistema porque pueden amortizar la inversión en dos años. A las cooperativas les permite integrarse verticalmente y reducir los costes de combustible a sus asociados. La amortización, cuando no es para consumo, sino para venta, es de cinco años', detalla. En Alemania, ya hay flotas funcionando al 100% con biodiésel fabricado según este sistema.

La consultora está en periodo de contacto con clientes interesados en esta tecnología, aunque ya está negociando con una cooperativa agraria catalana.

Junto a esto, Zabir también ofrece proyectos llave en mano en huertos solares. La empresa está en trámites de promover un parque solar, en colaboración con otros socios, del entorno de los 2 MW en Puertollano o en Cáceres.

Zabir facturó 1,2 millones en 2006. Aranda ya tiene previsto incorporar un socio durante este año para duplicar sus resultados en el campo del transporte aéreo. 'El objetivo en renovables es vender una planta de biodiésel y un huerto solar', afirma el directivo.

Si lo hacen, sumarían a sus ingresos de este año cuatro millones más. 'Si logramos nuestros objetivos, tendremos que ampliar nuestra plantilla de los ocho actuales hasta 15 o 20 empleados por lo menos', afirma Aranda.

Una inversión máxima de 1,4 millones para producir combustible

La consultora ofrece, en su catálogo de pequeñas plantas para la producción autónoma de biodiésel, cuatro módulos de fabricación de distintos tamaños. Tienen capacidades anuales de entre 500.000 y cuatro millones de litros. Si se necesita más capacidad, se pueden acoplar varios módulos.

La planta de menor tamaño cuesta medio millón de euros. La grande necesita una inversión de cerca de 1,4 millones.

Aranda afirma que resultan idóneas 'para flotas de unos 60 vehículos que consuman unos 10 millones de litros anuales.