Nuevo producto

Interdin lanza en España los contratos por diferencias

Un nuevo producto está a disposición de los minoritarios españoles: los contratos por diferencias o CFD (contract for differences, por sus siglas en inglés). No son futuros, ni warrants, ni tampoco opciones... Sin embargo, comparten algunas de sus características. Permiten operar al alza y a la baja y con apalancamiento, pero con la misma liquidez que las acciones. Interdin ha sido la pionera en ponerlo a disposición de los pequeños inversores en España. En un principio estarán disponibles sobre los valores del Ibex 35 y, después, sobre empresas de otros índices internacionales.

1. ¿Qué son?. Los CFD son operaciones financieras sobre acciones o índices en las que la liquidación se realiza por diferencias entre el precio de compra y el de venta sin necesidad de realizar la entrega física del activo subyacente.

2. ¿Son nuevos?. Realmente, no. Fueron creados hace años por los hedge funds, su utilización se ha generalizado entre los institucionales y ya son muy conocidos en una buena parte de los parqués europeos. Por ejemplo, el 35% del volumen de contratación en la Bolsa de Londres se debe a los contratos por diferencias y, de éstos, los pequeños inversores mueven el 20% del total.

3. ¿Qué ventajas tienen respecto a la operativa al contado?. Tienen dos, fundamentalmente. La primera es que permiten invertir sin necesidad de tener todo el dinero que costaría la operación al contado. Interdin exige el 4% del importe nominal si la operación se cierra en el mismo día y el 10% si se mantiene al cierre del mercado. La segunda es que permiten apostar por la caída de los subyacentes, a diferencia de la operativa al contado.

4. ¿En qué se diferencian de los futuros, las opciones, los warrants y la operativa a crédito?. Los CFD no están condicionados por un calendario de vencimientos, por lo que la posición se puede mantener abierta todo el tiempo que se quiera. En lugar de estar sujetos a varios parámetros, como ocurre con los warrants y las opciones, se rigen por el precio del subyacente y además tienen la misma liquidez que éste. Eso sí, se asemejan a los derivados comercializados hasta el momento en el mercado español en que permiten realizar operaciones de coberturas y, al igual que en los futuros, los beneficios o las pérdidas se liquidan diariamente.

5. ¿Cuáles son los costes de este producto?. Los inversores no tendrán que pagar comisiones de liquidación, ni de custodia, pero sí habrán de abonar una comisión de intermediación, que en Interdin supone el 1 por 1.000 del importe efectivo, y el canon de Bolsa. En la compra de CFD hay que pagar un coste de financiación -del Euribor más 1,75 puntos, en el caso de Interdin-. Por el contrario, en la venta de los contratos por diferencias se remunerará al inversor minoritario con un interés del Euribor menos 1,75 puntos.

6. ¿Qué ocurre con los dividendos?. El inversor mantendrá absolutamente todos los derechos económicos de la acción. Se le abonarán los dividendos correspondientes y también el importe que le corresponda del derecho de ampliación preferente. En cambio, no optará a los derechos políticos, como los votos en las juntas.

7. ¿Cómo tributan?. Igual que las acciones: generan ganancias o pérdidas patrimoniales. Por lo tanto, el minoritario tendrá que abonar a Hacienda el 18% de la eventual plusvalía.