Pronunciamiento

Alfredo Sáenz descartó hace diez días que Santander tuviera interés en comprar ABN

Alfredo Sáenz, consejero delegado de Santander, descartó hace diez días, ante un grupo de analistas, que la entidad española tuviera interés en comprar el holandés ABN Amro, que está en conversaciones exclusivas para fusionarse con Barclays. Al ser preguntado tras una conferencia en Londres si el banco estaría interesado en lanzar una oferta por la entidad holandesa, el directivo respondió categóricamente 'no'.

Después de que Santander no entrara a comentar los rumores que señalan que está estudiando una oferta conjunta con Royal Bank of Scotland (RBS) por ABN Amro, las especulaciones continuaron ayer.

La agencia de noticias Reuters, citando fuentes cercanas a la operación, asegura que RBS y Santander están estudiando realizar una oferta común por ABN. Las conversaciones estarían, según esta misma fuente, en una fase preliminar y aunque ninguno de los dos bancos está convencido de realizar la operación.

SANTANDER 3,04 -2,06%

Entre los analistas no existe un consenso sobre las posibilidades de que se forme una entente hispano-británica para hacerse con ABN e. 'Santander está consolidando Abbey y su nueva plataforma tecnológica. Entrar en una gran guerra por el control del banco holandés le distraería de sus objetivos globales', comenta un experto de una caja de ahorros.

Los analistas de Morgan Stanley comparten esta visión. 'No creo que Santander y Royal Bank of Scotland se hayan sentado a negociar nada, cuando ni siquiera se ha concretado la oferta de Barclays', comentan. La única posibilidad de que el banco presidido por Emilio Botín entre en la operación, explican, es que adquiera algún negocio estratégico del gigante holandés, como su filial en el mercado brasileño.

Mientras, los analistas de Citigroup y de Merrill Lynch consideran que tanto Santander como BBVA siguen de cerca la operación y que podrían participar en ella si son invitados. La evolución de las acciones de Santander y de RBS no han reflejado el habitual castigo que sufren los títulos de entidades que se postulan como compradoras en una gran operación. El valor bursátil de la entidad española ha subido un 3,25% en cinco días, y las de RBS un 1,2%. Mientras, los títulos de ABN subieron ayer un 2,23%.