Ajustes

El presidente de Cajasol cree que la nueva entidad debe rebajar su cartera inmobiliaria

El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, admitió ayer que la entidad resultante de la fusión de El Monte y San Fernando deberá ajustar todavía más su cartera inmobiliaria y diversificar sus inversiones hacia otros sectores productivos. El también presidente de El Monte, entidad que junto a San Fernando celebraron ayer sus últimas asambleas previas a la fusión, añadió que la nueva Cajasol no pretende 'demonizar' el sector inmobiliario. Sin embargo, Pulido dijo en Canal Sur que las dos cajas sevillanas cayeron en otras etapas en un exceso de riesgo en esta actividad que todavía hay que corregir. Tanto El Monte como San Fernando han venido recortando su apuesta por el ladrillo en los últimos años por orden del Banco de España.

En las asambleas de ayer, ambas cajas aprobaron las cuentas de 2006, el nombre comercial de Cajasol y la disolución de las obras sociales para que se puedan integrar en una única fundación. La Junta prevé aprobar la unión en pocos días, el último trámite que le resta a la operación.

Por otra parte, Caixa Galicia, entidad socia de El Monte en firmas inmobiliarias como Boreal, presentó ayer sus resultados en Andalucía, donde espera duplicar negocio y alcanzar más de 100 oficinas en 2010. Ahora gestiona 2.900 millones, un 40% proveniente del negocio inmobiliario.