CincoSentidos

El patriotismo cunde como arma comercial en EE UU

Empresas de distintos campos siguen la estela de General Motors o Lockheed Martin

Una joven sonriente que reparte billetes de 100 dólares disfrazada de la Estatua de la Libertad es el reclamo de una de las últimas campañas publicitarias de la financiera estadounidense Liberty Tax. La empresa no sólo debe su nombre al monumento neoyorquino, sino que ha llevado a su logotipo este símbolo de la primera potencia mundial. Y no es la única que juega la baza comercial del patriotismo. Años después de que el gigante de la automoción General Motors adoptara como eslogan 'lo que es bueno para General Motors es bueno para América', enarbolar la bandera sigue siendo sinónimo de ventas en EE UU.

La propia Liberty Tax se lanzó en febrero a una campaña de recogida de móviles, iPods y cartuchos de tóner usados para cambiarlos por tarjetas para los teléfonos de prepago de los militares desplazados a Iraq o Afganistán. Carteles con el lema Valentines for troops. Cell phones for soldiers (San Valentín para las tropas. Teléfonos móviles para los soldados) destacaban en todas las oficinas de Liberty, que reunió 120.000 teléfonos en dos cuestaciones anteriores.

La firma de servicios EDS exhibe la bandera estadounidense en los actos protocolarios celebrados incluso fuera de su país de origen. Y la web de General Motors (www.gm.com) reserva tanto espacio a anunciar sus nuevos coches como al programa de descuentos para militares.

æpermil;ste último se titula Honor, respeto, recompensa. Al entrar en la sección salta a la vista una foto, con las barras y estrellas de fondo, de un niño realizando el saludo militar.

Visitas presidenciales

La agenda del presidente Bush está sobrada de visitas a empresas, como la realizada a la fábrica de maquinaria pesada de Caterpillar en East Peoria (Illinois). Allí dijo que los esfuerzos en busca de acuerdos librecambistas de su Administración han beneficiado a centenares de empresas. Una de ellas es Caterpillar, que exportó productos por un valor de 10.000 millones de dólares en 2006.

'La visita del presidente ha constituido una oportunidad única en la vida de nuestros empleados', agradeció Bob Williams, vicepresidente de Caterpillar. Decenas de ellos, cámara de fotos en ristre, se agolparon frente a Bush durante el discurso.

We never forget for who we're working for (Nunca olvidamos para quien estamos trabajando) es la máxima del mayor contratista de defensa del mundo, Lockheed Martin. La frase ha sido registrada, figura bajo su logotipo hasta en los membretes de las cartas y todo el mundo en EE UU sabe que Lockheed Martin homenajea con ella al ejército estadounidense. El producto más conocido de este fabricante es un misil de nombre Patriot (patriota) y en su plantilla han llegado a coincidir medio centenar de ex altos cargos del Estado.

Con el viento empresarial soplando -casi por tradición- a favor de la Administración, ha sido la amenaza de cambio climático la que ha puesto a destacadas entidades a enmendar la plana a Bush. Los presidentes de BP America, Alcoa, General Electric, Duke Energy, Lehman Brothers, FPL Group, DuPont y Caterpillar han firmado una carta, enviada a la Casa Blanca, con tono de demanda: 'Podemos y debemos tomar rápidas acciones para coordinar un enfoque destinado a la protección del clima', dice la misiva haciendo referencia a la rebaja en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las quejas nacen a finales de enero, cuando el Congreso debatía una reducción del 10% en las tasas de emisiones en la próxima década. Para algunos analistas fue un golpe bajo, mientras otros hablan, simplemente, de patriotismo crítico.

Google Earth, un mapa muy indiscreto

El Pentágono, la Casa Blanca o el centro de Bagdad aparecen en el callejero que Google ha recreado a base de fotos aéreas en Google Earth. La última reclamación contra esta aplicación partió de la prensa británica, que ha culpado a Google Earth de prestar cobertura involuntaria a posibles ataques contra las bases en Irak. La compañía ha declarado en distintas ocasiones que está dispuesta a escuchar los requerimientos de los Gobiernos que se sientan molestos.