Empresa

Iberdrola descarta la integración con Fenosa hasta que cambie la legislación

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha recordado hoy que no es posible una integración con Unión Fenosa hasta que cambie la legislación actual. Por otra parte, el ejecutivo ha expuesto la necesidad de defender a los accionistas comunitarios como justificación para la petición al Ministerio de Industria de suspender cautelarmente los derechos políticos de ACS.

Durante la rueda de previa a la junta de accionistas, que se celebrará mañana en Bilbao, Sánchez Galán rechazó de esta manera hablar de "futuribles" y de los rumores de un posible fusión, desatados tras la entrada de ACS en la eléctrica, siendo ya primer accionista de Unión Fenosa. Así, incidió en que primero tendrá que cambiar la normativa actual sobre fusiones, de forma que se puedan sumar dos empresas sin restar valor.

Respecto las posibles discrepancias con ACS, que ya se ha asegurado un 12,4% de Iberdrola, Sánchez Galán justificó la petición a Industria de suspender cautelarmente los derechos políticos del grupo constructor en la necesidad de proteger a los accionistas minoritarios, y para que no haya concertación entre la eléctrica vasca y Unión Fenosa por el hecho de compartir el accionista principal. "No va contra ACS, sino que va en su favor", resaltó.

En este sentido, restó importancia a la resolución del Ministerio de Industria en contra de la petición de Iberdrola (este departamento autorizó a ACS para ejercer sus derechos de voto) y se congratuló de que la compañía que preside Florentino Pérez ha confirmado que votará a favor de todos los puntos del orden del día de la asamblea de mañana.

Posible aumento de los blindajes

El presidente de la eléctrica también utilizó el argumento de la defensa de los pequeños accionistas al ser preguntado por la iniciativa de la compañía de mantener los blindajes de los estatutos, que establecen una limitación del 10% de los derechos de voto independientemente de la participación con que se cuente, lo que ha sido interpretado como un paso más para dificultar la entrada de ACS.

"Viendo lo que está pasando en mi entorno creo que lo mejor es mantenerlos para que los accionistas minoritarios no se queden mirando para Toledo mientras los grandes se reparten el pastel, como ocurrió con el caso de Metrovacesa", dijo Sánchez Galán, quien afirmó de forma contundente que ante este tipo de situaciones la compañía no se plantea retirarlos, sino incrementar dichos blindajes.

Por último, y a preguntas de los medios sobre los rumores de una posible fusión con Repsol YPF o con EDF, Sánchez Galán se limitó a decir que no ha mantenido recientemente conversaciones con estas compañías, y volvió a resaltar que Iberdrola cuenta con un proyecto propio, con lo que la empresa "vale por lo que vale y no porque alguien la esté comprando".