Auditoría

BDO pretende romper el monopolio de las 'cuatro grandes' auditoras

BDO, que afirma haber consolidado su situación como quinta auditora en España y en el mercado internacional, pide a los inversores y a los reguladores un 'cambio de actitud' para abrir el mercado de la auditoría.

El alto nivel de concentración del mercado de la auditoría en la UE podría verse suavizado simplemente con un cambio de actitud por parte de inversores y reguladores. Así lo aseguró ayer el presidente de BDO Audiberia, Alfonso Osorio, quien abogó por abrir el mercado de la auditoría más allá de las llamadas cuatro grandes (Deloitte, PricewaterhouseCoopers, KPMG y Ernst & Young). 'Al menos dos de las firmas medianas, es decir, nosotros y Grant Thornton, tenemos la calidad y el tamaño suficiente como para afrontar como mínimo el 90% del trabajo que hoy están haciendo las cuatro grandes', afirmó Osorio.

Lo cierto es que la concentración del mercado de auditoría es especialmente alta en España, donde todas las empresas del Ibex 35 están auditadas por alguna de las cuatro grandes y fuera del Ibex el porcentaje se reduce hasta el 70%, pero aún sigue siendo alto si se compara con el resto de la UE. En su conjunto, el porcentaje de empresas pertenecientes a índices selectivos que están auditadas por Deloitte, PricewaterhouseCoopers, Ernst & Young o KPMG se sitúa en torno al 85%.

En BDO aseguran estar convencidos de que la apertura de ese mercado tan cerrado depende tan sólo de un cambio de actitud de los reguladores y de los inversores. Y como ejemplo de en qué podría consistir ese cambio de actitud que ayudara a evitar el exceso de concentración, BDO señala una reciente carta de la gestora de fondos de inversión británica Hermes, en la que anima a las empresas a deshacerse de los temores de ser auditados por una firma al margen de las cuatro grandes. La gestora afirma haber escrito a los presidentes de los comités de auditoría del FTSE para hacerles ver su deseo de que consideren encargar su auditoría a una de las auditoras medianas (denominadas Middle-Tier A).

BDO ha participado en los últimos tiempos en algunos concursos convocados por empresas del Ibex. 'El hecho de haber sido convocados ya es un éxito importante, pero luego existe un cierto temor a contratar a una empresa fuera de las big four', señala Osorio

La alta concentración del mercado auditor no sólo preocupa a las firmas. La CE también ha mostrado sus reservas ante la situación. En primer lugar porque las empresas se encuentran con menos posibilidades para elegir auditora, pero sobre todo por el temor reconocido públicamente de que algún acontecimiento haga desaparecer a una nueva firma, como sucedió hace unos años con Andersen.

De acuerdo con un estudio encargado por la CE a la London Economics School, en estos momentos las firmas auditoras europeas afrontan al menos 11 reclamaciones por valor de entre 160 millones y 785 millones de euros. Además, cinco reclamaciones superan los 785 millones.