Calentamiento global

Ordenadores más verdes

No entrará en vigor hasta el 20 de julio de 2007, pero los grandes fabricantes de ordenadores ya están listos para cumplir con el nuevo estándar de la norma Energy Star, la versión 4.0. Es el caso de HP, que hoy anunciaba el lanzamiento de sus primeros PCs de sobremesa para el mercado profesional fabricados de manera que usen la energía de la manera más eficiente posible, conforme al estándar.

Para saber si tu ordenador cumple con alguna de las versiones de este protocolo, basta con que observes si nada más arrancar el monitor muestra su símbolo (ver la imagen que acompaña a esta información). La Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA) decidió dar un paso adelante el pasado año y revisar la anterior versión, teniendo en cuenta que prácticamente todos los fabricantes del mercado cumplían con ella.

Como aseguraba el pasado otoño uno de los responsables de la EPA en un comunicado a los fabricantes, "Energy Star añade valor (a los productos) al hacer que los consumidores puedan identificar fácilmente qué ordenadores son más eficientes desde el punto de vista energético". Y un estándar que no premia a los más eficientes, no es un buen incentivo para combatir el deterioro del medio ambiente.

Entre las nuevas medidas que hacen que un ordenador cumpla con el estándar para ser "más ecológico", las principales se refieren al consumo eléctrico cuando el ordenador no se está utilizando. Así, las máquinas tendrán que apagar automáticamente la pantalla después de 15 minutos de inactividad, o dejar todo el ordenador en hibernación después de media hora. Y además limita los consumos eléctricos en ese estado, en función del tipo de dispositivos.

La EPA espera que cerca de la mitad de los fabricantes cumplan con la nueva norma, que será refrendada formalmente en breve por la Comisión Europea, antes de 2010. Será entonces tarea de los consumidores identificar qué fabricantes cumplen con la norma, y apoyarles comprando su producto. Entre tanto, no hace falta que tires tu ordenador a la basura y busques uno de los nuevos. Basta con que lo uses como el resto de electrodomésticos: con cabeza, y recordando que si consumes menos, ahorrarás más.