Fusión

Las constructoras Wimpey y Woodrow se fusionan y crean el líder británico

Las constructoras británicas George Wimpey y Taylor Woodrow anunciaron ayer sus planes de fusión. El valor en Bolsa de la compañía resultante estará previsiblemente por debajo del de las españolas.

Las compañías británicas George Wimpey y Taylor Woodrow anunciaron ayer sus planes de fusión para crear la mayor empresa de construcción inmobiliaria del Reino Unido, con un valor estimado de 5.000 millones de libras (7.383 millones de euros), informaron en un comunicado conjunto.

La nueva compañía, que se llamará Taylor Wimpey, estará presidida por el actual presidente de Taylor Woodrow, Norman Askew, y construirá al año 31.000 casas en Reino Unido y Estados Unidos, con una plantilla aproximada de 14.000 empleados.

La entidad resultante de ambos grupos, que prevén finalizar la integración de ambas administraciones este verano, reducirá los costes anuales de las compañías en 70 millones de libras, en un momento en que el mercado de la construcción ha experimentado una disminución en el Reino Unido. Su valor en Bolsa estará, previsiblemente, por debajo del valor de mercado de las grandes compañías del sector españolas.

La comunicación de la operación disparó ayer la cotización de las empresas. Las acciones de George Wimpey subieron un 2,83% y las de Taylor Woodrow un 12,96%. La suma del valor de mercado de ambas compañías, según la cotización de ayer, es inferior a los 10.000 millones de euros. Las españolas ACS, Sacyr y Acciona tienen un valor de mercado actual superior a los 10.000 millones.

Las compañías británicas comunicaron que la fusión de las constructoras comportará la pérdida de 'centenares' de empleos.

El director ejecutivo de Wimpey, Peter Redfern, que tomará el control directivo de la compañía resultante de la fusión, informó que la plantilla se reducirá en 'menos del 5%', lo que supondrá el despido de unos 700 trabajadores, la mayoría en Reino Unido.

Según informaron ambas compañías, que sólo en el territorio británico disponen de 92.000 solares, el objetivo de la fusión persigue 'potenciar las perspectivas de negocio' tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, donde ya tienen presencia en Florida, California, Texas y Arizona.

El acuerdo entre Wimpey y Woodrow, que sumando sus facturaciones alcanzaron los 6.700 millones de libras en 2006, supone el último movimiento de consolidación en el sector de la construcción británico, después de que Barratt anunciará en febrero un acuerdo de 2.200 millones de libras (3.300 millones de euros) con Wilson Bowden. Barratt y Wilson Bowden construyeron en conjunto más de 19.700 casas en su anterior ejercicio fiscal, finalizado el 30 de junio. Esa operación supuso que la nueva empresa superó a su principal rival Persimmon, que a su vez había comprado Westbury.