La batalla energética

Caja Madrid acuerda con E.ON no acudir a la OPA de la alemana y apoyarla con sus derechos de voto

Caja Madrid ha llegado a un acuerdo con E.ON para no acudir a la OPA lanzada por el grupo alemán y mantener así sus derechos de voto en Endesa. Al mismo tiempo, la entidad se ha asegurado mediante este pacto la posibilidad de vender el 10% del capital a razón de 40 euros por acción dentro de dos años.

Según los términos del acuerdo, el Consejo de Administración de Caja Madrid, reunido hoy, ha pactado con la alemana la cesión de los derechos económicos de sus actual participación accionarial en el capital social de Endesa -10%- por un periodo de dos años.

Tras el mismo, E.ON podrá optar entre quedarse con las acciones al precio de su OPA -40 euros por título- o abonar la diferencia entre ese precio y la cotización que la compañía tenga en ese momento en bolsa.

Según una nota de la entidad, el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, asegura que "la posición que hoy ha tomado la caja garantiza el futuro de Endesa, su gobernabilidad, su integridad empresarial, el desarrollo del negocio energético de la eléctrica en el mundo y su actual sede en Madrid".

E.ON y Caja Madrid contra Enel y Acciona

Como consecuencia de este acuerdo, Caja Madrid no acude formalmente a la OPA con la intención "de reducir al máximo la posibilidad de que E.ON pueda desistir de la misma", lo que generaría "un importante perjuicio para todos aquellos accionistas minoritarios que tenían intención de acudir a ella y una notable incertidumbre sobre el futuro de Endesa".

Con este acuerdo, Caja Madrid cederá a E.ON los derechos económicos, pero mantendrá los políticos, lo que permitirá a ambos aliados tener el mismo poder en Endesa que Enel y Acciona, que, dados los blindajes estatutarios de la compañía, conjuntamente sólo podrán votar por el 20% del capital.

Caja Madrid renuncia a 2.350 millones en plusvalías

De esta manera, Caja Madrid renuncia a percibir de inmediato las plusvalías de unos 2.350 millones de euros que se hubiera embolsado en caso de acudir totalmente a la opa de E.ON a razón de 40 euros por título de la primera eléctrica española. La caja será el único miembro del Consejo de Endesa que no acuda formalmente a la OPA presentada por la eléctrica alemana, ya que el resto ha decidido esta misma tarde que venderán sus títulos.

Con esta decisión, la caja presidida por Blesa rompe el silencio que ha dirigido su actuación desde que Gas Natural lanzara la primera opa por Endesa en septiembre de 2005. La actitud de los directivos de la caja ha sido en todo este tiempo la de esperar y ver, pues, como aseguró Blesa, desde el primer momento supo que "quedaba mucho partido por jugar" y, que si Caja Madrid se pronunciaba a favor de aceptar cualquiera de las ofertas, hubiera podido "inclinar la balanza, induciendo en buena medida la postura del resto del accionariado".

Ya hace un año, Blesa se vanaglorió ante la Asamblea General de la entidad de que "nunca un silencio fue más rentable". Caja Madrid entró en Endesa a principios del 2000 con la compra del 4,25 por ciento; posteriormente, a comienzos del 2005 elevó su participación al 9%, y meses más tarde se hizo con otro 0,936%, hasta alcanzar el 9,936% actual, con el que se situó como primer accionista de la eléctrica hasta que llegó Acciona.