Audiovisual

RTVE abandonará Torrespaña y Prado del Rey por una nueva sede

RTVE tendrá una nueva sede: un edificio 'emblemático', construido por un arquitecto de proyección internacional y que concentrará los medios de la corporación en Madrid. El proyecto supondrá la salida de Prado del Rey y Torrespaña.

El presidente de RTVE, Luis Fernández, quiso estrenarse ayer ante la comisión parlamentaria que controla su actividad en la corporación con el anuncio de un proyecto que pretende que se convierta en 'seña de identidad' de la nueva etapa de la radiotelevisión pública estatal. La corporación RTVE tendrá una nueva sede que agrupará todos los medios y servicios con que cuenta el grupo en Madrid.

Es decir, que en el nuevo edificio, o complejo de edificios, se integrarán las instalaciones y la plantilla de TVE y Radio Nacional de España (RNE) en Madrid, la sede del consejo de administración del grupo, los servicios informativos, la recién creada dirección de nuevos medios, la Orquesta y Coro, el Instituto Oficial de Radio y Televisión (IORTV) e incluso una nueva torre de transmisiones (una versión actualizada del conocido Pirulí).

'Pretendemos integrar todos los servicios en una nueva sede acorde con las necesidades y retos de una gran empresa líder de comunicación del siglo XXI', subrayó Fernández, que quiere que la nueva sede central sea una 'obra de arte' arquitectónica 'emblemática'. En principio, su intención es que el edificio sea diseñado por algún arquitecto español 'de vanguardia y con gran proyección internacional', para lo que, previsiblemente, se convocará un concurso público.

El presidente de RTVE no quiso adelantar ningún detalle más del proyecto, ya que pretende acometerlo 'con rigor y sin improvisaciones'. Sólo explicó que la dirección de la empresa ya se ha puesto a trabajar en el tema y que las nuevas instalaciones se ubicarán 'en la provincia de Madrid'. Dentro del grupo se apunta a la posibilidad de que el lugar elegido esté en la zona de Arroyomolinos, un área de fuerte desarrollo inmobiliario a unos 30 kilómetros de la capital.

Fuentes del consejo de administración señalaron que el proyecto de una nueva sede sólo se ha comentado por encima y que no se ha tomado todavía ninguna decisión concreta sobre los procedimientos que se deben poner en marcha.

Fernández justificó la necesidad de la reubicación por razones de austeridad, funcionalidad y simplificación. A su juicio, la actual dispersión de instalaciones, en muchos casos antiguas y en mal estado (aluminosis, problemas con el amianto), supone un gasto innecesario. El nuevo proyecto, sin embargo, conllevará una reducción de costes y espacios. Y además, no implicará ningún coste para la corporación, aclaró.

En este sentido, avanzó que el grupo se deshará de las instalaciones que actualmente son de su propiedad: Prado del Rey en Pozuelo de Alarcón (junto a Madrid capital), el complejo Torrespaña y los Estudios Buñuel. Todas ellas se ubican en zonas de alto valor inmobiliario.

La corporación heredó todo el inmovilizado del antiguo ente público (tanto el propio como el que estaba cedido), salvo tres edificios de carácter histórico que son de Patrimonio del Estado: la antigua sede de Paseo de la Habana y el edificio del Nodo, en Madrid, así como un tercer inmueble en la Vía Augusta de Barcelona. Los inmuebles constan en el balance de la corporación a precios de mercado, frente al criterio seguido en el ente de registrarlos a valor contable.

El anuncio de Fernández, sin embargo, no gustó a los sindicatos, que temen que tras este proyecto pueda esconderse una operación especulativa para generar ingresos. En este sentido, recordaron que la consultora Boston Consulting (que ha diseñado el ERE en RTVE) ya propuso la venta de inmuebles cuando saneó la televisión pública portuguesa. Para el responsable de la sección sindical de CC OO en RTVE, Marcel Camacho, en Prado del Rey hay espacio suficiente para levantar una nueva sede sin necesidad de alejar más las instalaciones del grupo de la ciudad de Madrid. Los sindicatos también expresaron su malestar por no haber sido informados antes de la decisión.