Internacional

Bush pide paciencia con la guerra en Irak el día de su cuarto aniversario

Precedido por manifestaciones durante este fin de semana en todo el mundo, el presidente de EE UU marcó ayer el cuarto aniversario de la guerra en Irak con un discurso en el que pidió paciencia: 'La lucha es difícil pero podemos ganar', explicó. Con gesto sombrío, George Bush se dirigió a un país cansado de este conflicto, que lo ha demostrado con un revés al partido del presidente en las últimas elecciones y que cada vez entiende menos por qué sus militares siguen allí.

Con su popularidad hundida, precisamente por la gestión de esta contienda, Bush explicó que el éxito 'es posible pero llevará años, no días ni semanas'. Admitió que la victoria en Irak 'no va a ser fácil. El general Petraeus dice que el clima es el más severo que él haya visto en más de 32 años de servicio'.

El presidente no admitió errores y lanzó un mensaje a los demócratas para que no aprueben una propuesta de financiación de la guerra para este año en el que se condiciona todo a una retirada de tropas en otoño de 2008. Los demócratas tienen mayoría en la Cámara de Representantes, pero no la suficiente en el Senado como para sacar la propuesta adelante. Además el presidente ha anunciado que la vetaría. 'A la vista de la situación, podría ser tentador concluir que la mejor opción es empaquetar y volver a casa. Sería satisfactorio a corto plazo pero las consecuencias para la seguridad nacional serían devastadoras', aseguró.

EE UU se embarcó en esta guerra, no aprobada por la ONU, con el apoyo de Tony Blair y José María Aznar. Ahora, en su quinto año, las tropas británicas comienzan un repliegue que las españolas hicieron tras el cambio de Gobierno.

Coste de 335.000 millones

La situación en Irak es caótica y el clima de guerra civil. Las cifras de muertos varían según las fuentes. La ONU cree que hubo 34.000 muertos en 2006, pero el diario médico británico Lancet elevaba en octubre la cuenta total a 600.000 personas.