Alemania

El Parlamento alemán aprueba elevar hasta los 67 años la edad legal de jubilación

La cámara baja del Parlamento alemán (Bundestag) ha aprobado hoy aumentar paulatinamente de 65 a 67 años la edad legal de jubilación para hacer frente a los cambios demográficos en la sociedad alemana y moderar el aumento de las cotizaciones a los seguros de pensiones.

La ley, que ha merecido el rechazo de los sindicatos, fue aprobada con una clara mayoría de 408 votos a favor, 169 en contra y cuatro abstenciones. El aumento de la edad de jubilación se empezará a hacer efectivo en el año 2012, cuando quienes se jubilen tendrán que trabajar hasta cumplir 65 años y un mes, y deberá culminar en el año 2029.

A partir de ese momento quienes quieran gozar de jubilación plena tendrán que haber trabajado hasta los 67 años de edad. Sin embargo, habrá una excepción para quienes hayan pagado durante 45 años cotizaciones a los seguros sociales que podrán seguir jubilándose a los 65 años.

Rechazos a la normativa

Aquellos trabajadores que a partir de 2029 se jubilen antes de los 67 años y no hayan cotizado durante 45 años, sufrirán recortes en su pensión de un 0,3 por ciento por cada mes que se anticipen al momento en que cumplan la edad legal de jubilación. La única excepción a esa norma la disfrutarán aquellos que tengan un impedimento para seguir trabajando y que podrán jubilarse sin recortes a los 63 años, siempre y cuando hayan cotizado durante 35 años.

Por parte de la oposición, el postcomunista Partido de la Izquierda expresó su claro rechazo al aumento de la edad de jubilación alegando que la medida sólo traería consigo un recorte del nivel de las pensiones por la dificultad que tienen las personas mayores de cincuenta años para conseguir trabajo. La ley todavía tiene que pasar por la cámara de representación regional, el Bundesrat, formada por representantes de los gobiernos de los 16 estados federados.

La aprobación de la ley estuvo contestada por manifestaciones organizadas por los sindicatos a las que asistieron varios miles de personas. El presidente del Sindicato del Metal, Jürgen Peters, hizo un llamamiento a los diputados del Partido Socialdemócrata (SPD) para que rechazarán la iniciativa del Gobierno y el partido no siguiera alejándose de los intereses de los trabajadores.

Dentro del SPD, partido al que pertenece el ministro de Trabajo y vicecanciller Franz Müntefering, autor del proyecto, hubo alguna resistencia contra los planes gubernamentales, liderada por el diputado Ottmar Schreiner.