æscaron;ltima

Un parque empresarial en China para compañías españolas

Dos empresas valencianas promueven el polígono industrial Europark en Siyang

Un parque empresarial en China para compañías españolas
Un parque empresarial en China para compañías españolas

El desconocimiento del mercado y la inseguridad que ello conlleva es uno de los motivos que frena a muchas empresas españolas a la hora de plantearse su instalación en China. Saben que es una opción de futuro, pero lo complicado del proceso les lleva o a desistir o a subcontratar la producción en el país sin invertir directamente. Ese escenario es el que se han planteado dos empresas valencianas como punto de partida para montar un parque industrial destinado a empresas españolas en Siyang, una localidad al norte de la provincia de Jiangsu y una de las zonas del país con mayor actividad fabril, con más de un millón de habitantes y 450.000 trabajadores especializados en sectores como el mueble, el textil o la iluminación.

El Europark Siyang son 450.000 metros cuadrados de suelo industrial destinado a la implantación en el país de empresas 'primero valencianas, después españolas y como límite europeas', explica José Manuel Tamarit, socio director del proyecto. 'La idea se fraguó hace año y medio y desde agosto está en marcha', señala Tamarit, que con su empresa de madera, Hermanos Tamarit Furió, ha constituido una sociedad en China para desarrollar el proyecto. En la empresa participa otra empresa valenciana del sector del mueble y una firma de Hong Kong, Pan Woods. Los españoles controlan el 60% del capital.

Pero el Europark Siyang, en el que los promotores han invertido 30 millones de euros, no es sólo suelo industrial. La compañía ofrece además de naves industriales en venta o alquiler, el asesoramiento necesario para la puesta en marcha de la industria, 'ya sea en la búsqueda de maquinaria o de trabajadores como en las formalidades para inscribir una nueva empresa en China', señala Tamarit. Ayer, la compañía se presentó ante los empresarios valencianos apoyados por Bancaja y el gabinete jurídico Garrigues. Financiación y asesoramiento legal, dos de las claves para llegar al gigante asiático.

De momento ya hay tres empresas que van a instalarse en las naves que se están construyendo. 'No se trata sólo de un proyecto, es ya una realidad', insiste Tamarit, que de momento no desvela los nombres de los inversores, que pertenecen a los sectores del mueble y del metal.

La oferta de la iniciativa pretende además llegar a otros aspectos como el alojamiento para los directivos españoles en una moderna urbanización, servicio de transporte continuo entre el parque y el aeropuerto -tiene dos aeropuertos nacionales a unos 100 kilómetros de distancia y el de Shanghai a unos 380 kilómetros- o la gestión del alojamiento y manutención para los trabajadores locales.

El proyecto está en una primera fase, que supone la construcción de 12 naves industriales de 4.000 metros cuadrados y un centro empresarial con oficinas, show rooms -salas para exponer los productos- y otros servicios. 'Con unas naves de un tamaño medio de 4.000 metros cuadrados podremos llegar a acoger unas 50 empresas', explica Tamarit, que confía en que la iniciativa sea el resorte definitivo que necesitan determinadas empresas para poder llegar a China.