Jornada positiva

Rebote en todas las Bolsas tras una semana negra

El Ibex ganó ayer un 0,56% y se situó en 13.825,9 puntos. La primera jornada positiva de la Bolsa tras cinco sesiones de pérdidas se logró con un volumen neto de 4.480 millones, la cifra de negociación más baja desde que comenzó el ajuste.

Los inversores vuelven al mercado, pero con cautela. El Ibex logró cerrar ayer con ganancias por primera vez en una semana. El índice subió un 0,56% y se quedó en 13.825,9 puntos. El selectivo aún pierde un 6,9% desde que los números rojos se apoderaron de la Bolsa el martes pasado y tiene un saldo negativo del 2,27% en lo que va de año.

Un dato llamativo es que la jornada positiva se saldó con un volumen neto de negociación en el mercado de 4.480 millones. La cifra supone menos de la mitad de lo que el mercado movió el lunes, cuando el índice de referencia concluyó con un retroceso del 1,53%. Un volumen elevado de negociación en una jornada negativa indica que los inversores están deseando salir del mercado y dan órdenes masivas de ventas. Cuando el mercado está ganando y el volumen no es demasiado alto, denota el escaso interés de los inversores por tomar posiciones. El promedio de negociación de las últimas cinco jornadas a la baja fue de 7.330 millones.

'La subida de ayer ha sido decepcionante. Da la impresión de que los inversores no creen que éste sea el principio de la recuperación de la Bolsa', confirma Javier Barrio, de BPI. Este gestor explica que el problema de una fase correctiva tras una subida tan vertical como la que había registrado el Ibex (un 37,6% desde junio pasado), es que 'técnicamente no hay soportes, no hay niveles de referencia donde el mercado pueda apoyarse y por eso la caída no ha parado hasta llegar a cotas de noviembre'. Con todo, BPI mantiene una visión optimista para la Bolsa, siempre y cuando el Ibex no caiga por debajo de 12.500 puntos.

La negociación fue de 4.480 millones, menos de la mitad que el lunes pasado

Iberia y Gamesa, muy castigados en la fase correctiva, lideraron ayer los avances

Entre los valores que más subieron ayer figuran algunos de los más castigados en la fase de ajuste. Es el caso de Iberia, que avanzó un 2,95%; Gamesa, que mejoró un 2,66%, Abertis, que se apreció un 2,35% o Acciona, que ganó un 2,33%. Eso sí, algunas empresas no logran escapar de las pérdidas. Sacyr cayó un 1,14% y se deja un 16,4% en una semana. Otras compañías que volvieron a sufrir el castigo de los inversores fueron Gas Natural (-1,11%), Aguas de Barcelona (-0,86%) y NH (-0,81%).

Los analistas advierten que es pronto para pensar en que la fase correctiva ha terminado. 'Es normal que cuando un inversor ve desaparecer de un plumazo sus ganancias no quiera volver a entrar. Del mismo, también es de esperar que en cuanto haya una cierta recuperación, muchos inversores opten por tomar beneficios, desencadenando una segunda corrección. Lo lógico es que luego haya una consolidación desde un nivel más bajo', explica Alicia Jiménez, de SelfTrade.

En una prueba más de que son las grandes casas de inversión las que a la postre terminan decidiendo el curso de los mercados, prácticamente todos los índices bursátiles del mundo terminaron ayer al alza. En Europa, el Euro Stoxx mejoró un 0,76%, mientras que el Footsie de Londres ganó un 1,32%; el Cac de París, un 0,97%; el Dax de Fráncfort, un 0,92% y S&P Mib de Milán, un 0,54%.

En EE UU también se impuso el sesgo positivo. El Dow Jones recuperó un 1,30%; el S&P 500, un 1,55% y el Nasdaq, un 1,90%. Esta vez, en Wall Street no pesaron ni los comentarios del ex presidente de la Fed, Alan Greenspan, que ratificó que 'hay un tercio de posibilidades de entrar en recesión', ni los datos de costes laborales unitarios (CLU) y pedidos de fábrica, que dibujaron un perfil económico preocupante: más inflación (crecimiento del 6,5% en los CLU del cuarto trimestre de 2006) y menos crecimiento (descenso del 5,6% en los pedidos de fábrica de enero).

Del mismo modo, no hay disparidad muy acusada en las bajadas de las plazas financieras de los países con economías más desarrolladas, donde la horquilla de las pérdidas está entre el 4,5% y el 7,5%. El Ibex figura entre los peores, con una caída del 6,9%, superado sólo por el Nikkei (-7,5%). 'Cada vez hay más fondos actuando con métodos cuantitativos, con sistemas mecánicos, modelos de límite de riesgos, de límites de pérdidas y de resistencias', advierte âscar del Diego, de Ibercaja gestión.

Los expertos inciden en el carácter técnico de la actual caída y recuerdan que en 12 meses el Ibex aún da unas plusvalías del 17,6%.

Estabilidad en las divisas y la renta fija

El mercado de bonos sufrió ayer su primer día de pérdidas en una semana, ya que los inversores aprovecharon el buen tono de la renta variable para abandonar el refugio de la renta fija. El bono a 10 años, que es el activo más líquido del sector en Europa, aumentó su rentabilidad del 3,915% al 3,918%. Los bonos ofrecen un rendimiento fijo en términos absolutos, lo que significa que esta rentabilidad aumenta porcentualmente si el precio del activo baja.

Pero el bono alemán todavía está lejos del 4,125% que rentaba hace tres semanas. La fase correctiva desatada en la Bolsa ha llevado al mercado de renta fija a registrar sus precios más altos del año.

El euro registró ayer un ligero avance en su cruce con el dólar al superar los 1,31 dólares por unidad. La moneda europea aún se mantiene en pérdidas sobre 2006, cuando concluyó en 13199. El consenso de mercado es que el euro se apreciará frente al dólar, dado que las perspectivas son que el BCE suba los tipos de interés, mientras que se espera un descenso del precio del dinero en EE UU.