Mercados

La Bolsa pierde las ganancias de todo el año

Las Bolsas europeas siguen a la baja. Cayeron por tercer día consecutivo, en la mayoría de los índices por encima del 1%. El mal comportamiento que han seguido estos días se ha llevado por delante las rentabilidades anuales. Entre los principales, el Dax es el único en positivo de la región (0,66%).

La última jornada discurrió en los mismos términos que en la anterior. Se dieron altas dosis de volatilidad, en donde alternaron momentos que invitaban al optimismo y otros que hacían temer lo peor. El resultado: pérdidas para los mercados. Los principales índices del mundo concluyeron por tercer día consecutivo en números rojos. Han caído en este periodo más de un 5%, y la consecuencia es que todos han entrado en negativo en el año. La excepción se queda en la Bolsa alemana, que aún gana en 2007 (0,66%).

Las bajadas de ayer superaron en muchos casos el 1%. Fue el caso del Ibex, que cedió el 1,29%. El mercado español es un claro ejemplo de la fuerte oscilación con la que se movieron los valores. Llegó a caer hasta un 3%, porcentaje que se llevaba por delante los 14.000 puntos. Eso sucedió a primera hora de la tarde, porque en la mañana había obtenido ganancias del 0,70%.

Los sectores de construcción e inmobiliario siguen siendo los más penalizados dentro y fuera del Ibex. Metrovacesa cayó el 2,91% en el día, y Astroc, el 19,26%. Endesa volvió a despuntar en la jornada tras la entrada de Enel en el capital al conseguir una revalorización del 0,86%. La compañía italiana confirmó que ya tiene el 24,9% de la empresa española. La compra de acciones, que se ha realizado en operaciones fuera de mercado, ha disparado el volumen de contratación. El miércoles se llegó a récord con 14.580 millones, y ayer a 12.593 millones. De esta cifra, un 36%, 4.555 millones, correspondió a Endesa.

Los descensos en el resto de Europa resultaron más suaves que en el Ibex. El Dax cayó el 1,12%, el Cac, el 1,05%, el Footsie, el 0,90%, y el Mib 30, el 1,13%.

La volatilidad fue inferior en Wall Street. Abrió la sesión a baja y se mantuvo en este terreno hasta el cierre. El Dow Jones restó un 0,28%, y el S&P y el Nasdaq, el 0,26% y 0,49%. La publicación del ISM manufacturero de febrero templó los nerviosos de los inversores. El índice se situó en 52,3 puntos, cuando las previsiones apuntan a 50. Por contra, el sentimiento hacia la actividad constructora permanece algo débil. Los gastos en el sector cayeron el 0,8%, resultado inferior a las expectativas.

La marcha de la economía estadounidense sigue como foco de preocupación para los mercados, pese a que Ben Bernanke se mostró optimista recientemente. Pero en los últimos días han aparecido nuevas incertidumbres. La caída de la Bolsa china el martes (8,84%) ha sido la espita de las ventas en las Bolsas del mundo; ayer bajó el 2,91%. Por otro lado, está el carry trade, una forma de invertir que consiste en aprovechar los diferencias de tipos de interés entre países para obtener rentabilidades (ver página 27). El yen se ha revalorizado mucho sobre algunas divisas internacionales y esto ha revolucionado a los grandes inversores, que temen que se vayan al traste sus estrategias. Hay quien dice que si el carry trade cesa, la liquidez de las Bolsas puede verse afectada. Los descensos de los mercados europeos coincidieron ayer con la escalada del yen.

El negocio sigue alto

¦bull; Bolsas y Mercados Españoles tuvo un volumen de contratación en febrero de 118.969 millones de euros, una cifra un 42,7% superior al mismo mes del año anterior. Sin embargo, la Bolsa negoció un 13,38% más en enero, hasta 137.359 millones. Santander fue el valor más contratado con el 18,88% sobre el total. Endesa se situó por detrás, con un 12,55%, y Telefónica, con un 12,29%. Jazztel fue el noveno valor con más órdenes por parte de los inversores (1,59%).