La batalla energética

Enel irrumpe en la guerra por Endesa

Sobresalto en la opa. La primera eléctrica italiana, Enel, compró ayer un 10% de Endesa a 39 euros por acción, 25 céntimos más que la oferta de Eon, y aspira a llegar al 24,9%. Esta incursión, sumada a la de Acciona que, con un 21%, encabeza la llamada 'solución española', pone contra las cuerdas la opa alemana.

Enel irrumpe en la guerra por Endesa
Enel irrumpe en la guerra por Endesa

La calma chicha que reinaba desde hacía un par de semanas en torno a la opa de Endesa saltó ayer por los aires. El consejo de administración de la italiana Enel, en una reunión 'reservadísima', según fuentes conocedoras de la misma, acordó la compra de un paquete minoritario de Endesa.

Las mismas fuentes aseguran que la italiana dio una orden a UBS (el banco que asesoró a Gas Natural en su opa a Endesa) para comprar fuera de mercado una participación del 9,9% de la eléctrica española a 39 euros por acción. El precio cerrado de la opa de Eon por el 100% de Endesa, que se encuentra en periodo de aceptación que termina el 29 de marzo, se sitúa en 38,75 euros.

La transacción, que se cerró con fondos de inversión, supone un desembolso para la italiana de 4.100 por 105,8 millones de acciones. La participación de Enel en Endesa no superaría, de momento, el 10%, pues es el límite a partir del cual la compañía necesita autorización previa de la Comisión de la Energía, pero aspira a alcanzar el 24,9%.

ENDESA 23,46 -0,30%

La empresa pública italiana, en la que el Estado tiene un 30%, confirmó ya por la noche operación. En una escueta nota señalaba que la compra de acciones de Endesa, 'compañía energética líder del mercado español, es parte de la estrategia de Enel de reforzar su posición en el mercado eléctrico europeo'.

El rumor de la operación se desató por la mañana tras unas declaraciones del ministro de Industria, Joan Clos, a la Cadena SER, en las que resucitaba la posibilidad de un triunfo de la llamada 'solución española' para Endesa, que encabeza Acciona. Clos auguró 'más posibilidades' a esta opción que a la de Eon, dadas las dificultades que dijo apreciar para que la junta de Endesa levante los límites de los derechos políticos que pide la alemana. 'Probablemente -concluyó el ministro- se vaya a una determinada forma de pacto'.

Aunque en una nota posterior, el ministerio matizó las declaraciones, insistiendo en su 'neutralidad' en las decisiones empresariales, Clos volvió a insistir en la dificultad de cambiar los estatutos.

El Gobierno español ya sondeó a mediados de octubre a Enel para que comprara un 15% de Endesa, algo que le permite la ley, a pesar de la opa. En aquella ocasión, Enel declinó la invitación (su objetivo era la compra de Fenosa), alegando que prefería una empresa pequeña o mediana que pudiera gestionar sola, antes que participar como socio financiero en Endesa enredándose, además, en el avispero de la opa.

Finalmente, la italiana, que está presente en el mercado español a través de su filial Enel Viesgo (que compró en 2001 a Endesa) y que comparte con Fenosa la sociedad de energías renovables Eufer, ha optado por entrar. Por el momento, con un 10% del capital que quiere ampliar hasta el límite de una opa. Esta participación, sumada al 21% de Acciona, pone a la oferta de Eon en una complicada situación.

Todo indica que la operación fue tratada (y cerrada) por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro italiano, Romano Prodi, en la cumbre hispano-italiana celebrada la semana pasada en Ibiza.

La operación de Enel fue recogida muy negativamente en el único mercado abierto cuando se supo, Nueva York, donde perdió más del 6%. La CNMV ha suspendido la cotización de Endesa en el estreno de hoy.

La empresa de Entrecanales aseguró ayer no conocer la operación: 'No sabemos nada; nunca hemos hablado con Enel', subrayó un portavoz de la constructora. æpermil;sta aspira a gestionar Endesa en minoría, y todo apunta a que ha buscado apoyos para ello, pero nunca ha descartado vender su participación (que le reportaría mil millones de plusvalías), si triunfa Eon.

Conti ha desplegado su diplomacia en Madrid

El consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, visitó Madrid hace dos semanas, donde se reunió con el director de la Oficina Económica de Moncloa, David Taguas, y planteó un encuentro con la presidenta de la CNE, Maite Costa. Aunque fuentes de la operación aseguran que ésta fue cerrada finalmente en la cumbre de Ibiza de manos de José Luis Rodríguez Zapatero y Romano Prodi, las gestiones de Conti no cayeron en saco roto.

El objetivo de Enel, que vio cómo se frustraba el año pasado su opa por Suez, era comprar Unión Fenosa y sobre ello, según un banco de inversión, ha tratado en varias ocasiones con ACS.

En este caso, según las mismas fuentes, la constructora planteó dos opciones: vender Fenosa a Enel y lanzar después una opa a Iberdrola o, tras una hipotética fusión con ésta, vender los activos sobrantes a la italiana.

El presidente de ACS, Florentino Pérez, aseguró la semana pasada que no venderá su participada. Es probable que esta decisión y el inminente fin de la opa de Eon hayan desencadenado la decisión de Enel de entrar en Endesa.

La italiana que descartó una compra hostil

Hace poco más de un año la italiana Enel irrumpió en el escenario de la opa de Gas Natural sobre Endesa, que incluía un pacto entre la gasística e Iberdrola para la venta de activos, que se valoraron en 8.000 millones de euros. En declaraciones a Cinco Días, el consejero delegado de la compañía, Fulvio Conti, se mostró dispuesto 'a comprar todos los activos en venta por la opa' y reivindicó un papel relevante en el mercado español para su empresa, que se traduciría, en su opinión, 'en una mejora de la competencia'. Su filial Enel Viesgo, con un 4% de cuota, habría alcanzado el 13,5% con aquellos activos.

Enel siempre ha enseñado sus cartas: tiene importantes recursos para invertir (en aquel momento anunció que tenía 15.000 millones para Europa) y quiere gastarlos, pero, dado su carácter público, sin realizar ningún tipo de operación hostil. Y esta actitud amistosa, en contraposición a la de Eon, ha sido una moneda de cambio que la compañía ha querido utilizar para crecer en España. Otra, la reciprocidad: Endesa está en Italia desde 2001.

Tras su frustrado intento de conseguir activos en la opa, Enel intentó la compra de Fenosa. Finalmente, para evitar quedarse fuera del rastro, la italiana ha optado por entrar, por el momento, con un 10%, en Endesa.