Automoción

Daimler estudia entrar en el capital de GM si ésta se queda con Chrysler

Todas las posibilidades están abiertas para Chrysler. Y todas encuentran hueco en la prensa internacional. El diario Financial Times aseguró ayer que Daimler estudia intercambiar su filial Chrysler por una participación minoritaria en GM.

El acuerdo entre ambas compañías sería únicamente a través de un intercambio de acciones, por lo que se descarta abonos en efectivo. GM es, de hecho, sólo una de las opciones. Según el FT, DaimlerChrysler estaría dispuesto a tomar una participación en la compañía que se quedara con Chrysler y, en este sentido, la primera opción es el grupo General Motors, según fuentes del accionariado del grupo germano-estadounidense.

El presidente de la corporación, Dieter Zetsche, anunció el pasado 14 de febrero que había abierto todas las opciones para el futuro de la deficitaria compañía. Ese mismo día, Zetsche anunció también la supresión de unos 13.000 puestos de trabajo y el cierre de, al menos, una planta en Nueva Jersey. La filial registró pérdidas operativas de 1.118 millones de euros en 2006, mientras que el grupo ganó 3.227 millones, el 13,4% más.

Otras posibilidades

El traspaso de Chrysler no es la única posibilidad para Chrysler. Entre otras alternativas se encuentra la venta de la deficitaria unidad de DaimlerChrysler a fondos de capital privado o a inversores de la industria, y la apertura a la Bolsa de Chrysler, según el Financial Times.

Otra de las posibilidades es que finalmente sea la compañía canadiense Magna International la que se quede con el propietario de marcas como Jeep o Dodge. Magna es, al igual que Chrysler, otra firma en el centro de los rumores, toda vez que también se perfila como candidata a comprarle Aston Martin a Ford.

El mismo rotativo británico aseguró la pasada semana, citando a fuentes cercanas a la empresa, que General Motors ha creado un grupo de trabajo para estudiar opciones respecto a Chrysler, entre las que figura una adquisición o una alianza, y que el gigante de Detroit ha situado al frente de este grupo a Fritz Henderson, director financiero y antiguo máximo responsable de la filial europea, quien también dirigió un grupo similar el pasado año para estudiar la posible integración en la alianza Renault-Nissan.

Precisamente, la unión de las compañías japonesa y francesa no está interesada en adquirir o fusionarse con Chrysler para ampliar su presencia en el mercado norteamericano. El presidente de ambos fabricantes es el franco-brasileño Carlos Ghosn. La ola de rumores levantada a raíz del anuncio de DaimlerChrysler de que podría vender Chrysler, en cualquier caso, ha llevado al presidente de la filial, Tom LaSorda, a tener que tranquilizar a la plantilla. El directivo estadounidense solicitó ayer a sus empleados mediante una carta y la intranet de la compañía que no hagan caso de las 'conjeturas' de los medios de comunicación sobre la posible venta de la empresa y se concentren en la producción de vehículos.

DaimlerChrysler ha ganado, por otra parte, un contrato por 70 millones de euros (91,7 millones de dólares) para producir 285 autobuses para la empresa germana de transporte público DB Stadtverkehr, filial de Deutsche Bahn.