Construcción

El beneficio de Ferrovial se dispara por las operaciones corporativas

Ferrovial aumentó su beneficio un 242% en 2006, hasta 1.426 millones de euros. Unas ganancias obtenidas por la incorporación al perímetro de consolidación de los aeropuertos británicos y a la venta de activos como su filial inmobiliaria.

Las operaciones corporativas han marcado las cuentas de Ferrovial en 2006. Un ejercicio en el que la empresa cerró la compra de BAA, gestor de los aeropuertos británicos, que ha sido contabilizada en el segundo semestre, y vendió su filial inmobiliaria a Habitat por 2.200 millones, Europistas por 334 millones y el aeropuerto de Bristol por 150 millones. La firma registró un beneficio de 1.426 millones de euros, un 242% más que en el ejercicio anterior, por encima de las previsiones de los analistas. La cifra de negocio aumentó un 48,5% hasta alcanzar 12.355 millones.

De no incluirse las adquisiciones ni los recurrentes, los ingresos habrían crecido un 10,4% hasta 8.799 millones de euros, mientras que el beneficio se habría situado en 458 millones, un 35,5% más que en 2005.

El consejero delegado de Ferrovial, Joaquín Ayuso, explicó que las operaciones han provocado un cambio en el perfil de la compañía, en el que han ganado peso los actividades recurrentes, que comprenden los servicios y los proyectos de infraestructuras. Las actividades fuera de España suponían al término de 2006 un 60% de sus ingresos y un 72% del Ebitda. En el año 2005, España aportaba el 54% de toda la cifra de negocio. De cara a 2007, Ayuso señaló que España sólo supondrá el 22% del Ebitda global del grupo frente al 56% del Reino Unido y el 14% de Norteamérica (EE UU y Canadá).

FERROVIAL 21,27 -0,14%

Además, Ferrovial llevó a cabo una inversión de 4.445 millones de euros, las mayores de su historia, gracias a los 3.672 millones destinados a la compra de BAA. En este sentido, y tras la venta de la filial inmobiliaria, la compañía cerró 2006 con un endeudamiento de la sociedad cabecera de 3.064 millones, con un apalancamiento del 46%. 'Hemos recuperado la capacidad de inversión', aseguró Ayuso, que señaló que la empresa 'se siente confortable con esa deuda'. En términos globales, el grupo tenía una deuda de 33.000 millones, de los que 30.000 están vinculados a obras y trabajos en curso.

Por áreas, construcción elevó sus ingresos un 17,3% hasta 5.146 millones de euros. Una mejora lograda gracias al aumento de un 17% de los ingresos de la polaca Budimex y a la incorporación de un año completo de Weber. El negocio constructor en España creció un 14%.

La división de Infraestructuras alcanzó unos ingresos de 2.827 millones, un 285% más que en 2005, gracias a la citada BAA, a la integración de las autopistas Chicago Skyway en EE UU y N4-N6 en Irlanda, y al inicio de la actividad de Indiana Toll Road. El área de servicios vio cómo sus ingresos se elevaban un 34% hasta 4.300 millones, impulsados por la integración de la firma de handling Swissport y de la compañía de ingeniería Owen Williams.

De cara a 2007, Ayuso aseguró que Ferrovial se va a concentrar en la gestión de las compañías adquiridas en los últimos dos años, 'para implantar los criterios establecidos por el grupo'.

Los aeropuertos británicos, claves del negocio del grupo

Joaquín Ayuso aseguró que BAA va a concentrarse en los aeropuertos británicos, y afirmó que en este negocio, fuera del Reino Unido, 'todo es potencialmente vendible'. La empresa ya tiene unas opciones cruzadas para la venta del aeropuerto de Sidney por 600 millones de euros, de los que 400 millones serían plusvalías. Además, no descarta vender los aeropuertos de Budapest y Nápoles. El directivo dijo que Ferrovial tiene abiertas las negociaciones sobre tarifas con el regulador británico y con los tenedores de bonos de BAA para lograr su refinanciación.