Competencia

Bruselas acusa a Alemania de proteger a Deutsche Telekom

La Comisión Europea concedió ayer 15 días a Berlín para retirar una ley que protege a Deutsche Telekom, empresa de la que es accionista, con un 30%. Berlín, con la excusa de potenciar la inversión en nuevas redes, ha aprobado una ley que exime al antiguo monopolio de abrir a otros competidores su infraestructura de acceso rápido a internet. La decisión, según la comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, 'es un intento de controlar la competencia en un sector crucial de la economía y una violación de las normas europeas'. Transcurridos los 15 días de plazo, Bruselas emitirá un segundo dictamen, 'también con un plazo perentorio', según fuentes comunitarias. 'A finales de mayo o primeros de junio, podemos ya estar ante el Tribunal'.

Bruselas había intentado durante meses disuadir al ministro alemán de Economía, Michael Glos, para que renunciase a la medida. En octubre, Reding y la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, le dirigieron por escrito la última advertencia política. Pero Berlín, en un desafío que se repite cada vez más en Europa, ha ignorado las objeciones de Bruselas. Y en otro signo de los tiempos, el Gobierno alemán, según la CE, también intenta con esta ley coartar la independencia del regulador nacional (el Bundsnetzagentur, la CMT alemana), para impedirle así que ataque la posición dominante del operador.

Reding, de hecho, cree que la ley es una represalia por las medidas propuestas por el Bundsnetzagentur para corregir el dominio de DT. El regulador le exigió que abriera su red a sus rivales. La CE respaldó esa decisión.

Pero la medida no se limitaba a las redes existentes e incluía también la obligación de abrir las de última generación cuando estén operativas. Angela Merkel, por contra, aboga por unas vacaciones legales para que DT rentabilice la nueva infraestructura.

Para Bruselas, este blindaje será contraproducente. 'Es la peor señal que se podía enviar a los inversores' lamentó ayer Reding. La comisaria estima que las vacaciones de DT abocarán 'a numerosas disputas legales a nivel europeo y nacional' y cree que 'a partir de ahora, ni el operador dominante ni los nuevos operadores tendrán certidumbre legal en Alemania'.